Publicado el: 23 May 2020

Valles que son ciudad

Reinerio ÁLVAREZ

Como es sabido, el río Trubia nace de los cursos Teverga y Quirós, confluyendo con el Nalón en Trubia; a donde llega proveniente del concejo de Santo Adriano. Es una realidad ecológica saneada que podría constituirse, por acciones físicas, en mayor fuente de biodiversidad; a partir de la situación presente. Vayan las denominaciones por delante: Senda del Oso sí, pero Comarca de la Ruta del Oso resulta más discutible y forzada. Sea como fuere, convencionalmente conocida con el nombre Valles del Trubia. En 1987 un trabajo dirigido por Guillermo Morales y Emilio Murcia titulado «Criterios para una demarcación territorial de Asturias», los comprendían en la comarca de Oviedo denominándolos tal Territorio de Trubia o Valle del Trubia, que articula «una sola área básica integrada». El término ovetense iba de
Teverga a Llanera, desde la visión este a oeste era Somiedo hasta Nava.

La propuesta realizada por medio de nuestra administración autonómica, aderezada a dar carta de naturaleza sana para estos Valles del Trubia – como objeto de desconfinamiento exprés- los presentaban biosaludables; sin embargo no prosperó la idea del paso y atajo hacia la fase 2, bajo decisión de la administración central: desconozco si al día que publico esto se habrá ya dado. No obstante, estando pendientes de la variante publicitaria Valles del Oso, ésta sería buena disculpa para vender esa marca creada ad hoc de un área que tradicionalmente ha tenido su identidad propia. Por cierto, que Trubia pertenece modo concejil a Oviedo, pero funcionalmente tiene relación palmaria con la cuenca de su nombre.
Entonces queda claro que la zona es una área verde, compatible con otras actividades, dentro de la metrópoli central astur; léase de la forma que se lea ello representa una fortaleza para jugar papeles. Oportunidad dentro fijar proyectos, ya operativos o potenciales, como el parador ecológico planeado dentro de Proaza.

En este mundo descontrolado, creo yo debemos respetar la fama pública. Respecto a ella Gustavo Bueno escribió en el 2003 que «Es en el espacio antropológico en el que se abre el espacio de la fama, o si se prefiere, el “espacio de resonancia” de la fama. Fuera de este espacio no cabría hablar de fama. Adán, en el Paraíso, no hubiera podido ser famoso; para ser famoso tuvo que esperar a que sus descendientes creyeran reconocerle como Padre, aunque pecador». Las desgracias nunca vienen solas y en la peste que llevamos estamos recibiéndolas multiplicadas. Yo sigo a nuestros clásicos. Ahora estoy con Lope De Vega. Ahí se encuentran los epitafios de «La Arcadia» (1598) o la parte segunda de sus «Rimas» (1604), donde fija por medio de la escritura un testimonio de los recordados. Se referían mayormente a personas. Esos conceptos y memorias ampliadas por mí hacia las comunidades, deberían ser hoy más que necesarias respecto nuestros estados de opinión pública; localizados en la efectiva aldea global. Hablamos entorno reputación, vulgo término.

La Asturias vaciada debería renunciar a ser eso, es decir, suerte de «Campos Góticos» que fueron zona deshabitada en la submeseta norte de la península Ibérica transitando la alta Edad Media. Espacio identificado con la Tierra de Campos; antes bien en esto varían las opiniones. Estamos presentes al diario del futuro.

Durante la pospandemia habremos, toda vez las cosas evolucionen hacia tranquilidad, consensuar un nuevo contrato social. Y también reconsiderar la memoria sobre Franklin Delano Roosvelt, alrededor el estado del bienestar tal clave pública connatural al concepto. A más los padres de Europa pensando un espacio humanista tributario de la cultura judeo cristiana. Nueva etapa donde la sociedad civil cobraría mayor protagonismo. Espero. Somos seres humanos necesitados de nuevos entornos, pongo por caso, así viviendas con más metros cuadrados y, por lo menos, con un balcón o alguna abertura al exterior. Lo propio valdrá para las mentalidades. Desde luego, nunca ello hecho desde planificaciones centralizadas.

Comentarios:
  1. Je,je, que dice este señor. dice:

    Tela, tela. Un fiera de la palabra consigo mismo.

  2. paula dice:

    Sr.Reineiro vaya filosofada que nos ha hecho usted con el artículo que ahora comento. En los valles del Oso, en Quirós, que es el concejo que más conozco, no se hace absolutamente nada para dejar de ser España vaciada. No les importa el turismo, no hay opción a nuevas oportunidades, no hay opción de comprar una vivienda a un precio justo. Te piden dinerales por ruinas auténticas. El Alcalde es un ganadero con un montón de vacas e hijos pequeños. Que va hacer este pobre hombre por el concejo. Es todo perder el tiempo. Es un concejo lleno de pensionistas, al que el turismo de naturaleza les importa un comino, sin infraestructuras y sin nada. Así está de abandonado. Proaza y Teverga son otra cosa pero no dejan de explotar como debieran. Una pena.

Deje su comentario

Diario digital del Camín Real de la Mesa