Publicado el: 08 Jun 2020

Cuero rescata el cultivo comunal de fresas

Candamo saca adelante una buena cosecha, pese al confinamiento y a la suspensión del festival de Grullos, que tenía que haberse celebrado ayer

Vecinos de Cuero en el fresal comunal

L. S. Naveros/ Candamo
Candamo disfruta un año más de una muy buena cosecha de fresas, que en esta ocasión ha llegado para algunos productores algo adelantada mientras que para otros llega con retraso, a causa de las lluvias de marzo y del confinamiento, que en algunos casos retrasaron la siembra. Este año fueron 35 los productores que adquirieron los plantones que reparte el Ayuntamiento, de las variedades San Andreas y Albión, y que están subvencionados a partir de 250 ejemplares, con el objetivo de mantener la altísima calidad de un fruto con el que se identifica a todo un concejo. La concejala de Agricultura, Marta Menéndez, aclara que el número de productores que plantan fresa de Candamo en el concejo no ha bajado, aunque son algo menos los que han recurrido a los plantones municipales, “algunos tienen plantas de buena calidad de la cosecha anterior y no han necesitado las que repartimos”. “Hemos hablado con todos y la cosa va bien”, señala Menéndez, que destaca que la cosecha está prácticamente vendida, “no hay problema para comercializarla, es un producto muy demandado”, aunque este año la pandemia ha obligado a suspender una de las fiestas más esperadas del concejo, el festival de la Fresa, que tenía que haberse celebrado ayer en Grullos. En su honor, el Ayuntamiento ha publicado un vídeo con imágenes de la celebración.

Entre los nuevos productores que se han incorporado este año está una asociación vecinal, la de Cuero, que se animó a plantar un fresal comunal, el primero del municipio. “En los años 80 Cuero tenía un fresal comunal que llegó a tener hasta 10.000 plantas. Me acuerdo de las mujeres bajando por las tardes a cuidar el fresal. Se vendía toda la fresa, y se llegaba a recaudar hasta 150.000 o 200.000 pesetas. Con ese dinero se compró una hormigonera y con material donado por el Ayuntamiento, se hicieron todos los caminos del pueblo”, recuerda el presidente de la asociación de vecinos, Alberto Ibias. Fue ese recuerdo el que le llevó a proponer a los vecinos y vecinas del pueblo la posibilidad de recuperar el fresal comunal, en un terreno amplio que tiene en una finca de la que es llevador. En marzo, el fin de semana antes del confinamiento, trabajaron y prepararon la tierra. Luego les cogió la pandemia, pero no renunciaron al proyecto, y manteniendo la distancia social y en grupos pequeños, plantaron 10.000 plantones. “Van algo tarde, llovió mucho en marzo y con todo lo que pasó se han plantado tarde, pero van muy bien, ahí van”, señala Alberto. La idea es que la fresa se venda, “con la fresa de Candamo eso no es problema” para que el dinero se use en bien del pueblo, “decidiremos qué hacer con él en una asamblea”.

Deje su comentario

Diario digital del Camín Real de la Mesa