Publicado el: 09 Jun 2020

Apoyo mutuo para superar los abusos sexuales

Crisálida, impulsada desde Udrión, en Trubia, lanza un proyecto pionero en Asturias para supervivientes

Joel de Bruine y Josefina Sánchez en Udrión (Trubia)

L. S. Naveros/ Trubia
Una de cada cuatro niñas y uno de cada siete niños sufren en España abusos sexuales en la infancia, desde tocamientos o exposición temprana a la pornografía a conductas de mayor gravedad, que pueden prolongarse durante años. Las secuelas de los abusos sexuales en la infancia son abrumadoras: “Depresión, ansiedad, adicciones, trastornos alimenticios (anorexia o bulimia), conductas sexuales de riesgo, incapacidad para poner límites y defenderse del maltrato, trastornos de personalidad, disociación, fibromialgia… los abusos sexuales en la infancia tienen efectos potencialmente demoledores en la vida adulta, para la persona que los sufre y también para su entorno”, enumera Joel de Bruine, creador, junto a su pareja, Josefina Sánchez, de Crisálida. Residentes en Udrión (Trubia), se instalaron en Asturias hace unos años, para desarrollar su asociación y poner en marcha un programa en diez pasos diseñado para enfrentarse a las secuelas del abuso sexual a través de grupos de apoyo mutuo entre supervivientes.

Más de un 70 por ciento de los abusos se producen en la familia, y de ellos, la mitad proceden del padre

Ellos tienen una larga experiencia en lidiar con los problemas que arrastran los supervivientes de ASI, ya que Josefina sufrió esta traumática experiencia desde los 5 a los 12 años, de una persona de su entorno familiar. “Lo borré completamente de mi vida durante seis años, y a los 18, un roce casual de una amiga, que me hizo cosquillas, me lo hizo revivir de golpe, fui consciente de lo que me había ocurrido”. Una vez que pudo recordar Josefina inició un largo camino para recuperarse de las secuelas, porque aunque la memoria no recuerde conscientemente el cuerpo sí lo hace, con toda la fuerza del estrés postraumático. Titulada en Integración Social, está convencida de que hay salida, pero “es esencial romper el silencio y buscar ayuda”. Así tomó la decisión de crear Crisálida, junto a su pareja, asesor familiar, con el que ha escrito el libro “El despertar de la piel”, donde desarrollan su propio proceso vital de sanación en diez pasos. Junto a una psicóloga clínica y una trabajadora social, Crisálida comenzará a crear grupos de apoyo mutuo en Asturias. “No sustituyen a la terapia profesional, pero sí son un paso muy importante para la recuperación, porque ofrecen un espacio seguro y empático donde compartir la experiencia, sacarla de una misma”. Y es que el propio nombre de la asociación, Crisálida, hace referencia al proceso de curación que quieren impulsar: “La crisálida permite a la oruga convertirse en mariposa, dejar de arrastrarse por el polvo”, señala Joel de Bruine.
En España el problema de los abusos sexuales en la infancia adquiere mucha notoriedad cuando afecta a instituciones como la Iglesia católica, o cuando hay actos de secuestro, como en el caso del pederasta de Ciudad Lineal. Cuando el problema se vive en las familias, sin embargo, es mucho más difícil que salga a la luz y que reciba atención social. “Más de un 70 por ciento de los abusos se producen en las familias, y de ellos, la mitad proceden del padre. Es un hecho tan duro que la sociedad prefiere mirar para otro lado”, señala De Bruine.

Conductas culturales
La cultura que “cosifica y deshumaniza a las mujeres, agravada por la pornografía”, facilita las conductas de abuso y control, “porque los abusos sexuales no son otra cosa que abusos de poder”. Crisálida defiende la importancia de “soltar” al abusador, dejar de vivir en torno a esa experiencia y a esa persona, para retomar las riendas de la vida. “No queremos deshumanizar a nadie, entendemos que la denuncia es importante, por la sensación reparadora de que se hace justicia, pero trabajamos enfocados en la recuperación personal del superviviente”, señala Joel de Bruine, que ha puesto ya en marcha la página de la asociación (asociacioncrisalida.com). Destaca que no todos los que sufren abusos llegan a padecer un trauma severo y hace hincapié en la importancia de tomar conciencia y actuar para superar las secuelas. Crisálida y sus grupos de apoyo sin duda serán una ayuda inestimable en el proceso.

Vídeo de presentación de Crisálida:

Deje su comentario

Diario digital del Camín Real de la Mesa