Publicado el: 13 Jun 2020

Catana García, la vecina que huyó de la epidemia a una cueva de Proaza

En el pueblo de Sograndio aún se cuenta la historia de la mujer que se fue al monte para huir de la gripe en 1918, pero fue encontrada muerta

La cueva donde se refugió Catana García, que hoy se suele llamar con su nombre/ Cristina Fidalgo

Cristina Fidalgo/Proaza

Corría el año 1918 y, al igual que ahora, España y el mundo entero estaba sufriendo los efectos de una gran pandemia, la mal llamada gripe española, considerada la más devastadora de la historia humana, por la que fallecieron unos 40 millones de personas. Esa pandemia llegó también hasta Sograndio, en Proaza, que en aquellos años era uno de los pueblos con más habitantes del concejo. Quizá por la falta de información de la época, y por el gran número de afectados, muchos vecinos denominaron a la enfermedad por la cual prácticamente todos los días se producía alguna muerte “el mal de moda”.
Cuenta la historia local que una de las vecinas de Sograndio, Catana García, presa del miedo, decidió coger sus cosas y dejar el pueblo en búsqueda de un sitio más seguro. La pobre mujer creyó que una cueva un poco alejada de las casas del pueblo, en la peña de la Granda, podía ser un buen lugar donde evitar caer enferma y allí estableció su refugio. Una especie de ‘confinamiento’ voluntario, para mantenerse aislada de la terrible enfermedad que se sufría en el pueblo. Y es que mientras Catana se refugiaba en la cueva, en Sograndio se producían muertes prácticamente a diario y los propios vecinos tenían que bajar a los fallecidos hacía el cementerio y, en el trayecto, siempre escuchaban a lo lejos la voz de Catana, desde el otro lado de la montaña, quien les preguntaba “¿a quién lleváis hoy? ¿quién murió?”
La aventura de Catana viviendo en la cueva no duró mucho. Tras unos días yendo al cementerio sin escucharla, algunos vecinos se acercaron hasta la su refugio para ver si le podía haber ocurrido algo y allí la encontraron muerta. Ella tampoco había podido sobrevivir a la enfermedad del “mal de moda”… Más de un siglo después, en Sograndio aún se guarda memoria de aquellos durísimos tiempos, y se conoce a esa cueva como la cueva de Catana García.

(Artículo dedicado a José García López, vecino de Sograndio, fallecido el 14 de abril de 2019, uno de los mayores conocedores de historias y relatos del pueblo.)

Deje su comentario

Diario digital del Camín Real de la Mesa