Publicado el: 15 Jun 2020

El Camino Primitivo ha perdido unos 8.000 peregrinos

Laureano García, presidente de la Mesa del Camino Primitivo, espera que a partir de julio se pueda remontar, “hay mucho interés por la Ruta”

Un peregrino, en una imagen de archivo

L. S. N./ Grado
El Camino de Santiago, en ascenso en los últimos años y que se prepara para celebrar el año que viene el Xacobeo 2021, ha sufrido un severo golpe, como todo el sector turístico, a causa de la pandemia de coronavirus. El cierre total de la ruta llegó cuando empezaba la temporada, antes de Semana Santa, y aún se mantiene a la espera de que se permita la circulación de personas entre comunidades autónomas. La red de albergues, tanto públicos como privados, están además a la espera de conocer si deben aplicar medidas concretas para su reapertura, que si todo va bien en la desescalada podría llegar en julio. Así lo estima Laureano García, presidente de la Mesa del Camino Primitivo, que agrupa a los concejos por los que pasa la Ruta jacobea del interior (entre ellos varios de la comarca, como Oviedo, Las Regueras, Grado y Salas), así como al Principado y a las asociaciones de amigos del Camino. “No damos el año entero por perdido, esperamos que a partir de julio pueda reanudarse la Ruta Jacobea. Detectamos mucho interés, hay muchas llamadas de personas que se interesan por cuándo abrirán los albergues. Serán peregrinos de origen nacional, no veremos este año extranjeros, me temo”, apunta García. Los meses de confinamiento han supuesto una pérdida de un 95 por ciento de los peregrinos que a estas alturas del año tendrían que haber recorrido la Ruta Jacobea por la comarca, unos 8.000 viajeros, si se estima según las cifras del año anterior. Una pérdida económica y de actividad que es ya irreparable, pero que se espera compensar en verano.

Deje su comentario

Diario digital del Camín Real de la Mesa