Publicado el: 17 Jun 2020

No se podrá usar maquinaria agrícola con riesgo alto de incendio

El Principado prohibirá su utilización en el nivel 5 “extremo” y exigirá nuevas medidas de precaución en las labores de apicultura en el ahumado de colmenas

Desarrollo Rural destinará 9 millones de euros a ayuntamientos y particulares para la creación de áreas limpias alrededor de los pueblos

Incendio forestal en Teverga, en una imagen de archivo

Redacción / Grado

La Consejería de Desarrollo Rural, Agroganadería y Pesca activará durante los meses de julio, agosto y septiembre medidas estacionales para la prevención de incendios forestales. De este modo, regulará diferentes actividades relacionadas con el uso del fuego en los montes y en los terrenos situados en una franja colindante de hasta 100 metros.

Este año, por primera vez, se establecen normas sobre maquinaria y herramientas motorizadas en el monte, cuyo uso se prohíbe cuando el índice de riesgo de incendio forestal (IRIF) sea extremo (5). En el caso de que sea muy alto (4) o alto (3), se exigirá extremar las precauciones durante los trabajos: realizar la carga de combustible en terrenos desprovistos de vegetación y no encender la herramienta en el lugar de repostaje. Además, en las pausas largas, se evitará dejar la herramienta mecánica recién apagada y, por tanto, caliente, sobre el suelo. Por su parte, tanto los vehículos como la maquinaria autoportante deberán disponer de extintores de polvo seco.

Otro pilar importante son las ayudas a particulares y ayuntamientos para la creación de áreas limpias alrededor de los núcleos de población, con el fin de evitar que los incendios afecten a los pueblos. La convocatoria de este año, que está actualmente en tramitación, destina nueve millones a este fin.

Como novedad, también se fijan una serie de requisitos para las labores apícolas que impliquen el uso del fuego. Así, el espacio que ocupan las colmenas y una franja de dos metros en su perímetro deberán estar totalmente libres de vegetación o restos secos. Los profesionales tendrán que contar con agua suficiente o cualquier otro medio de extinción directa en las áreas en las que se realice el ahumado o quemado de las colmenas. En este contexto, el ahumador no se encenderá en el suelo ni se dejará sobre él encendido, y los restos incandescentes tendrán que apagarse en su interior, en un recipiente hermético para tal fin, o, si esto no fuera posible, siempre fuera del monte.

Otra de nuevas normas es que se reduce el IRIF al que está permitido realizar quemas controladas. De este modo, a menos de 100 metros de los montes sólo se podrán ejecutar, siempre que se disponga de la pertinente autorización, cuando el IRIF sea moderado (2) o bajo (1).

Las actuaciones de la Dirección General de Planificación, Infraestructuras Agrarias y Montes en el ámbito de la prevención se centran en dos aspectos: evitar el inicio del fuego e impedir su propagación. Para que no se produzca un incendio, se controlan vertederos y se ejecutan desbroces de utilidad ganadera. Este año se limpiarán de matorral y se dejarán abiertas al pasto más de 930 hectáreas. También contribuyen a evitar los incendios las normas para la ejecución de quemas en base al IRIF, que se publica diariamente, junto con la regulación de actividades de riesgo en el monte y su entorno.

Por otro lado, se actúa para impedir la propagación del fuego mediante la creación de zonas de pastos, mangas ganaderas o fajas de prevención;  las obras de mejora y dotación de puntos de agua en los montes, el desarrollo de proyectos silvopastorales o las quemas controladas.

Deje su comentario

Diario digital del Camín Real de la Mesa