Publicado el: 20 Jun 2020

Melania Álvarez: «El Moscón de Oro a la residencia de Grao refleja el compromiso de un pueblo con los suyos»

La consejera de Derechos Sociales y portavoz del Gobierno agradece el galardón, y asegura que el centro «estuvo más que a la altura, en Grao brillaron la colaboración, el arrimar el hombro y el estar donde hay que estar», en tiempos «de muchísima angustia»

La consejera de Derechos Sociales, Melania Álvarez

Redacción/Grado

El Moscón de Oro local recayó este año en la residencia de mayores de Grado, un centro público del ERA cuya nominación al premio fue presentada nada menos que por nueve asociaciones del concejo o vinculadas al mismo. Tras la decisión del jurado, que se reunió ayer, la consejera de Derechos Sociales y portavoz del Gobierno, Melania Álvarez, ha asegurando sentirse «reconfortada» por el premio, que otorga anualmente la Asociación de Amigos del concejo.

«Agradecemos enormemente este reconocimiento, sentir tan de cerca la gratitud, reconforta. Nada más conocer la noticia pasaron por mi cabeza las imágenes de los momentos más duros que vivimos a lo largo de los últimos meses, momentos especialmente difíciles en Grao. De la angustia al orgullo en segundos. Nos ha dolido cada pérdida como la primera. A cada familia traslado nuestro más sincero pésame. La angustia de cada día al conocer que alguien más nos dejaba y también la esperanza que nos trajeron Presentina y Arcadio, entre otros. Nombres que nos permitirán recordar siempre, como el alcalde,Trabanco; como Carlos, director de la residencia; como Ana Súarez, gerente del ERA trabajaron y trabajan cada día siguen dejándose la piel en la atención a las personas mayores en la residencia de Grao y en las miles de residencias de este país. A todos, gracias·, manifestó la consejera.

Melania Álvarez destacó la fuerte vinculación entre los moscones y su residencia geriátrica. «Este reconocimiento refleja el compromiso de un pueblo con los suyos, siempre ahí, siempre volcado en la vida de la residencia, igual en marzo que hace un año, igual en marzo que dentro de un año. Aún en momentos difíciles, la residencia de Grao estuvo más que a la altura de las circunstancias, en Grao brillaron la colaboración, el arrimar el hombro, el estar a lo que hay que estar». Y mostró «orgullo» ante la respuesta ciudadana y de las familias en los momentos díficiles, «orgullo en la respuesta ciudadana, de las familias, del equipo de profesionales y de los propios residentes. No es fácil ser profeta en la tierra, pero la residencia de Grao es el reflejo de una sociedad en la que las personas son el principal valor, en la que antes, ahora y mañana las personas preocupan y ocupan a quienes tienen la responsabilidad de tomar decisiones que nos implican a todas y a todos y a quienes cada día son la mano tendida, el cariño que encuentran quienes viven en una residencia». Y pide una reflexión sobre el papel de las residencias de mayores.  «Este reconocimiento debe llevarnos también a reflexionar, por eso a veces, especialmente en las últimas semanas, cuando las residencias ocupan un espacio en la mente de todos, me pregunto ¿quienes pensábamos en la situación de las residencias hace tan solo 6 meses? ¿quienes estaban tan preocupados? ¿quienes tenían interés?… No debería servir ahora escudarse en una situación dramática solo para pretender dar tranquilidad a la conciencia colectiva. Una de las lecciones de vida que nos deja esta crisis sanitaria es precisamente que tenemos que asumir que ni todo era mejor ayer, ni tan malo hoy, que conviene no olvidar. Sobre todo, que el futuro siempre se construye desde la serenidad y la sensatez y con la fuerza que nos da la ilusión de intentar que siempre sea mejor. Enhorabuena, Grao», concluye la portavoz del Gobierno regional.

Deje su comentario

Diario digital del Camín Real de la Mesa