Publicado el: 22 Jun 2020

El calendario del 8×8: el contrato en agosto y los primeros vehículos, en 2022

El consejero de Industria, Enrique Fernández, visitó hoy la fábrica de armas de Trubia, junto al director general de Santa Bárbara Sistemas, Juan Escriña, que destacó que el vehículo se desarrollará íntegramente con tecnología española

La directora general de Indsutria, Rosana Prada, junto a Juan Escriña, director general de SBS, atiende a las explicaciones durante la visita

L. S.N./Trubia

Con «prudencia» pero con «unas perspectivas muy buenas» ante el acuerdo de adjudicación de la construcción del 8×8 a la sociedad liderada por Santa Bárbara Sistemas. Así valoró esta mañana el consejero de Industria, Enrique Fernández, la visita de su equipo a la fábrica de armas de Trubia, en la que estuvieron acompañados por el director general de SBS, Juan Escriña, además de por la directora general de Industria, Rosana Prada y por el delegado de Defensa en Asturias, el coronel Juan Luis González Martín. El consejero destacó la importancia de un acuerdo que será «tractor» para el empleo y la economía «en Trubia, en Oviedo y en Asturias», aunque quiso ser cauto, ya que el contrato no está firmado. «Todo está debidamente encauzado, el acuerdo es más que probable, aunque es necesario aún recorrer una serie de pasos» antes de que se firme el contrato, previsiblemente en agosto, según indicó el director general de la compañía, Juan Escriñá. A partir de ahí se pondrá en marcha la producción, cuya preparación es compleja, por lo que el primer vehículo podría ser una realidad en 2022. Escriña destacó la importancia de que el vehículo 8×8 para el Ejército español se desarrolle con tecnología española, lo que situaría a la industria de defensa nacional en la vanguardia tecnológica europea. La fabricación, destacó, comenzaría en Trubia, que sería la primera de las factorías de SBS que notara la carga de trabajo del nuevo contrato para construir 348 vehículos. En total, se estima que creará más de 300 puestos directos en la factoría trubieca, «y el sector calcula que por cada puesto directo se crean 11 puestos indirectos».

Durante la visita el consejero hizo un recorrido, empezando por el taller de mecanizado, donde pudieron comprobar el trabajo sobre las barcazas, ya completas, que se están fabricando para el Ejército británico, el proyecto Ajax. Es una evolución del programa Pizarro, vehículos de cadenas construidos para el Ejército español cuyo diseño y tecnología se ha aprovechado para la exportación. Es este modelo de desarrollo tecnológico el que se quiere impulsar con el nuevo 8×8, de forma que la tecnología desarrollada para el vehículo se pueda posteriormente exportar. También recorrieron los puestos de soldadura, un trabajo especialmente delicado en la construcción de vehículos militares, ya que son los puntos más frágiles del vehículo ante un ataque. Representantes de la empresa destacaron la alta calidad del trabajo que se desarrolla en Trubia, donde en la actualidad se está trabajando también en el mantenimiento de obuses, construidos en la factoría hace dos décadas que se desmontan y revisan casi por completo, pieza a pieza, en el taller de Artillería. La empresa ya tiene toda la plantilla trabajando, tras el ERTE impulsado por el parón del coronavirus, aunque se han modificado los turnos, para poder mantener entre los puestos las distancias de seguridad, de forma que en la actualidad se trabaja en cinco turnos.

El consejero de Industria, Enrique Fernández, junto a la directora general, Rosana Prada, en la entrada de la fábrica de armas de Trubia

 

Un trabajador en el interior de una barcaza

Un empleado consultando planos en uno de los puntos informatizados de los talleres

 

Deje su comentario

Diario digital del Camín Real de la Mesa