Publicado el: 13 Jul 2020

Margen de mejora

Ricardo SOLAR

Portavoz del PSOE en el Ayuntamiento de Grado

Corría el mes de febrero cuando, tras unos meses alejado de las actividades municipales, volvía a ejercer como concejal en Grao, esta vez como portavoz municipal del grupo socialista, sustituyendo a Alfredo Varela. En aquel momento nadie podía imaginar lo que viviríamos solo un mes más tarde. Durante los primeros días de marzo me puse ante el ordenador igual que ahora mismo, pero no llegué nunca a hacerlo público porque el coronavirus se hizo presente en nuestras vidas y era el momento de estar a otras cosas. Aquellas palabras podían esperar.

En este momento resulta oportuno retomar aquella comunicación con las vecinas y vecinos de Grao, sin cambiar el título, que me parece más adecuado que nunca.

Antes de nada, me gustaría expresar mi afecto para con las víctimas de la enfermedad que se cebó tan duramente en la residencia del ERA en Grao y sus familiares. Siempre es duro perder seres queridos y despedirse, pero no haberlos podido despedir adecuadamente hace mucho más dura la pérdida. También quiero tener un recuerdo para los que, no habiendo sufrido físicamente la enfermedad, la han padecido con la pérdida de sus ingresos. Creedme cuando os digo que conozco la situación de primera mano. Yo mismo me quedé sin empleo en mayo.

Tampoco quiero dejar pasar la oportunidad, en estas primeras líneas que publico, de agradecer la labor que ha venido realizando Alfredo como concejal en este Ayuntamiento. La labor de un concejal en la oposición, aunque no sea muy visible puede llegar a ser muy efectiva y beneficiosa para los intereses del concejo. Yo, que conocí de primera mano su actividad, hoy os puedo decir que muchos de los recursos, más de 9 millones de euros de inversión autonómica en la última legislatura, se han logrado con una importante labor de silenciosa gestión por su parte.

Aunque la actualidad de la COVID-19 y del Mercao de Grao consume totalmente la actualidad, quiero hacer mención también a otros asuntos que aún estaban en el tintero. En las últimas elecciones municipales Izquierda Unida mejoró sus resultados, logrando una mayoría absoluta incontestable. Después de reflexionar mucho sobre ello creo que podemos hacer dos lecturas, algo habrán hecho bien y algo mal habremos hecho los demás. Durante la legislatura pasada el equipo encabezado por José Luis Trabanco ha cumplido con las expectativas de los vecinos y vecinas del concejo. No es que lo diga yo, es que así se reflejó en las últimas elecciones.

Ya sé que no es lo habitual que un grupo en la oposición hable bien de un equipo de gobierno, pero creo que procede y es lo que me parece más honesto. Tampoco quiero decir que haya sido todo un lecho de rosas y que hayan tenido una actuación perfecta, ni mucho menos. Actuaciones equivocadas ha habido, y algunas de calado…

Pero por la parte que nos toca, sigo creyendo que teníamos, y tenemos, un proyecto mejor para Grao, transformador, que resulte un punto de inflexión en el actual declive tanto de la villa como de resto de pueblos que forman nuestro concejo.

Durante estos meses hemos acordado con el equipo de gobierno municipal un plan de ayudas para paliar la situación generada por la COVID-19 que incluye ayudas para autónomos, revisiones de cobro de tasas municipales, bonificaciones en el IBI, plan de empleo local, bonos de compra subvencionados en el comercio local y otras medidas de promoción. Ahora es el equipo de gobierno quien las debe poner en marcha, y nosotros, colaborar y vigilar para que así sea.

Ahora con las restricciones impuestas por el coronavirus resulta imprescindible hacer modificaciones una de nuestras principales señas de identidad, el Mercao. Desde la agrupación socialista de Grao, tras escuchar las impresiones de comerciantes locales, vendedores ambulantes y vecinos, hemos lanzado una propuesta de ubicación para solventar esta situación mientras sigamos corriendo el riesgo de nuevos rebrotes de la enfermedad. Pero yo creo que debemos ir más allá. Tenemos que pensar que esta situación es transitoria y que en unos meses podamos volver a la normalidad. Debemos aprovechar esta crisis como una oportunidad para pensar como debe ser, después de este trance, el Mercao de Grao en el siglo XXI, como podemos mejorar la gestión y ofrecer una mejor y más grata experiencia a nuestros visitantes cada semana. El Mercao de Grao siempre ha sido lugar de trato, de negocio, de acuerdo… Este debe ser el espíritu con el que se debe abordar esta evolución del Mercao, en el que todas las partes interesadas puedan aportar a una nueva visión, sin perder su esencia secular.

Hay otros asuntos que, aunque en estos meses han perdido actualidad no quiero dejar de recordad también. Aunque podamos tardar más en conseguirlo por la actual situación económica, un auditorio en Grao es una buena iniciativa, que no solo apoyaremos, si no que haremos todas las gestiones posibles, a través de la Federación Socialista Asturiana y nuestro grupo parlamentario en la Junta General del Principado, para que sea una realidad. Está claro que este equipamiento solo es posible con la inversión por parte del gobierno de Adrián Barbón.

En Grao tenemos un amplio margen de mejora y en esa línea, nuestro trabajo durante esta legislatura será ir haciendo propuestas, llevando a cabo iniciativas que mejoren la vida y la actividad de nuestros vecinos y vecinas.

En este renovado grupo socialista de Grao, el equipo que formamos Cristina Riesgo y yo, con el apoyo de nuestros militantes y simpatizantes trabajaremos para el logro de estos objetivos. Ese es nuestro compromiso.

Deje su comentario

Diario digital del Camín Real de la Mesa