Publicado el: 15 Jul 2020

La Asociación de Memoria busca a las familias de El Rellán

La Universidad identificó a través de testimonios orales y el Registro Civil a 25 personas, siete de ellas mujeres, entre los 13 y los 80 años, cuya desaparición achaca a la represión franquista

La finca, con la fosa sellada y la cinta colocada por la Guardia Civil

Redacción/Grado

La Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica busca a las familias de los moscones supuestamente enterrados en la fosa común de El Rellán, donde en el primer día de prospecciones aparecieron restos humanos de tres personas. Los trabajos de investigación de la fosa fueron paralizados por orden judicial, a la espera de un informe forense sobre los restos, una intervención que la asociación considera «un hito», ya que abre la puerta a una investigación oficial. Miembros del equipo de Criminalística de la Guardia Civil recogieron muestras de los restos, una actuación en la que estuvo presente la jueza, y a la espera de los resultados y la posterior decisión judicial, la excavación ha quedado sellada. El equipo de voluntarios de la Asociación por la Recuperación de la Memoria Histórica dedicará el parón del trabajo de campo para intentar encontrar al mayor número posible de familias. Tras la aparición de los restos han recibido bastantes llamadas, directamente o a través del Ayuntamiento, una información que tendrán que cribar y ordenar. Parten para su trabajo del estudio sobre las fosas comunes en Asturias desarrollado por la Universidad de Oviedo, que en El Rellán (fosa también conocida como La Chabola, La Mata, El Bailache o Llantrales) identificó con nombres y apellidos a 25 personas, a través de  testimonios orales y del Registro civil moscón. Según esta ficha, «que es la investigación que consideramos más fiable», señala el historiador y activista David Fernández, en El Rellán habría restos de 18 varones y siete mujeres. Dos corresponderían a niños de 13 y 15 años (Jesús García Fernández, de La Mata, y Ángel Álvarez Flórez, de Bayo) y la víctima más anciana, de 80 años, sería Manuela Fernández González. La ficha del estudio de la Universidad, del trabajo dirigido por la historiadora Carmen García, achaca los asesinatos a «represión de posguerra».

Según el historiador y activista David Fernández, que estuvo presente en la reunión entre el Ayuntamiento de Grado y la dirección general de Memoria Democrática donde se decidió impulsar la investigación, se parte de la tesis de que se utilizó una trinchera que atravesada el terreno (donde hubo durante años una granja de cerdos) para hacer enterramientos clandestinos de represaliados en el conocido Chalé Patallo, aunque parece que hubo fusilamientos en la misma finca, ya que el único día de prospecciones antes de la paralización de la excavación se hallaron unos 17 casquillos agrupados «en una clara línea de tiro». La investigación actual, ahora a la espera de la decisión judicial, pretende ubicar la fosa o fosas que pueda haber en la parcela, mientras que la exhumación de los cuerpos y su identificación a través de pruebas de ADN se hará más adelante. Los trabajos, desarrollados por la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica, cuentan con el respaldo del Ayuntamiento, propietario de la parcela, y del Principado, y de hecho la directora general de Memoria Democrática, Begoña Serrano, visitó El Rellán el primer día, cuando fueron localizados los restos humanos.

Ficha del estudio de la Universidad de Oviedo sobre las fosas comunes en Asturias correspondiente a El Rellán:


Deje su comentario

Diario digital del Camín Real de la Mesa