Publicado el: 24 Jul 2020

A juicio los hermanos de Fontoria acusados de agredir con un palo a un conductor de ALSA

La Fiscalía pide para cada uno de los acusados un año de prisión y dos de alejamiento de la víctima

Localidad de Fontoria, donde ocurrió el suceso

Redacción/Grado

Los dos hermanos de Fontoria, en Belmonte de Miranda, que agredieron presuntamente al conductor del ALSA rompiendo la ventanilla con palos, en abril de 2018, se sentarán el lunes en el banquillo. La Fiscalía pide para cada uno de ellos un año de prisión y dos de alejamiento de la víctima. Según el relato del fiscal, el 19 de abril de 2018 a las 17,45 horas, «cuando el autobús de la empresa ALSA que hacía el trayecto de línea regular
entre Oviedo y Pola de Somiedo se detuvo en la parada reglamentaria de la localidad de Fontoria-Belmonte de Miranda, se acercaron al vehículo los hermanos», vecinos de la localidad, situándose uno junto a la puerta de entrada y otro junto a la ventanilla. Este último, añade el fiscal, «golpeó con un palo que portaba la ventanilla de la puerta del conductor, de la que se desprendieron pequeños cristales que se clavaron en la cara, cuello y antebrazo izquierdo del chófer». El otro acusado, mientras tanto, «n un tono de voz que denotaba una extrema agresividad, se dirigió al conductor desde la puerta del otro lado gritando: ‘vamos a subir a la Pola y te vamos a matar, hijo de puta’, expresión que no solo amedrentó al conductor, sino también a los pasajeros del autobús, uno de las cuales, de avanzada edad, entró en estado de shock». El autobús quedó inutilizado, ya que el conductor resultó herido, por lo que los pasajeros tuvieron que ser trasladados en taxis.
«A consecuencia de los hechos, el conductor sufrió múltiples heridas de pequeño tamaño y superficiales causadas por fragmentos de cristal, en cara, pabellón auricular izquierdo y antebrazo izquierdo, así como una crisis de ansiedad. Precisó, además de una primera asistencia facultativa consistente en cura y limpieza de las heridas, que le fue dispensada en el Centro de Salud de Belmonte de Miranda, tratamiento médico farmacológico con ansiolíticos para la curación de la ansiedad. Ha renunciado a cualquier indemnización que pudiera
corresponderle. La reparación de los desperfectos materiales causados en el autobús ascendió a 869,59 euros», señala el Fiscal, que acusa a uno de los hermanos de dos delitos, de lesiones y de daños, y al otro de un delito de amenazas.  Pide para cada uno de los hermanos un año de prisión y alejamiento a 100 metros del conductor,  su domicilio, lugar de trabajo o cualquier otro frecuentado por él, así como de comunicarse con el mismo por cualquier medio, por un período de dos años. Además, solicita que paguen los gastos sanitarios y la reparación del autobús

 

Deje su comentario

Diario digital del Camín Real de la Mesa