Publicado el: 27 Jul 2020

Sestaferias en Salcedo y Muriellos para limpiar abrevaderos y caminos

El trabajo comunitario, convocado por el Ayuntamiento quirosano, ha mejorado las morteras de La Robla y el Teixo y dignificado las fuentes de El Abedul y La Rubia, impulsadas en los 60 por José Antonio García

Abrevadero de El Abedul/ Beatriz Álvarez

Beatriz Álvarez/Quirós

Durante el mes de julio los vecinos de las parroquias de Salcedo y Muriellos han llevado a cabo, en sendas sestaferias convocadas por el Ayuntamiento de Quirós, obras de arreglo y restauración de tres abrevaderos situados en la morteras de La Robla y el Teixo. Actualmente también se están llevando a cabo obras de reparación y mantenimiento en la pista de la mortera del Teixo. El resultado de las sestaferias beneficia no solo a los ganaderos sino también a quienes estos días y durante todo el año disfrutan de la Sierra del Aramo convirtiéndose en auténticos descansos para quienes se acercan por allí y encuentran un agua fría y buenísima.
Pero la historia de estos manantiales tiene una faceta humana que enlanza con la historia del concejo y con las fórmulas tradicionales de vecindad.
El abrevadero de El Abedul situado en la mortera de El Teixo, espacio que comparten los vecinos de Salcedo y Muriellos junto a los de Rano, une su historia a la figura de José Antonio García, vecino y alcalde de Muriellos, quien a finales de los años 60 apostó por construir un abrevadero allí dónde había un manantial. García diseñó la fórmula, frente a algún escéptico, para subir los materiales hasta allí en un tiempo donde todo se hacía aprovechando la fuerza de los animales pues no había ni carretera ni la maquinaria de la que se dispone en la actualidad. José Antonio García que se dedicaba a la madera, disponía de varios machos y junto a su cuñado Armando Alvarez hicieron acopio de los materiales necesarios y los aparejaron con extrema pericia sobre los animales, pues no se trataba de madera que era lo que los animales estaban acostumbrados a cargar sino de lo necesario para construir una infraestructura ganadera que facilitará el trabajo a la hora de abrevar al ganado pero que además perdurará en el tiempo. A pesar de alguna voz que dijo que era una locura, García consiguió implicar a sus vecinos y en una jornada de trabajo, un solo día de trabajo, sacaron adelante el proyecto. Alguno de los descendientes de aquellos hombres acaban de participar más de cincuenta años después en las tareas de reforma y mantenimiento de dicha fuente.
Sin embargo, la figura de José Antonio García también está unida a La Rubia, fuente situada en la mortera de La Robla camino de Vachongo, en la parroquia de Salcedo. En este caso y siguiendo la misma fórmula, siendo los peones los hermanos Oscar y Selino Alvarez y su cuñado, Juan el de Estrella, también fue este vecino de Muriellos el que dirigió la obra. Con animales aparejados y en jornadas sucesivas se construyó La Rubia desde donde se domina uno de los paisajes más bonitos del concejo y que también acaba de ser renovada por los vecinos. De esta forma, haciendo comunidad, con iniciativas individuales y trabajo colectivo se escribe la historia de los lugares pequeños.

Arreglo de la pista a la mortera del Teixo/ Beatriz Álvarez

Deje su comentario

Diario digital del Camín Real de la Mesa