Publicado el: 21 Ago 2020

Asturias participa en el primer estudio genético del oso pardo

Los trabajos, que empezarán el 1 de septiembre y se harán en coordinación con Galicia, Cantabria y Castilla y León, pretende conocer la endogamia de la población osera

La osa Saba, localizada en Sabadía y que fue puesta en libertad en Picos de Europa

Redacción/Grado

 El Principado iniciará el 1 de septiembre los trabajos del primer censo genético nacional del oso pardo cantábrico. Este proyecto se desarrolla en colaboración con las comunidades de Galicia, Cantabria y Castilla y León, y el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico. El estudio aportará datos rigurosos sobre la especie, como la identificación individual de cada ejemplar, de gran importancia para continuar con una gestión basada en la información disponible y avalada por métodos científicos. También permitirá conocer las relaciones de parentesco y conectividad, así como el nivel de endogamia entre los plantígrados. La superficie objeto de muestreo en la cordillera Cantábrica alcanza los 1,5 millones de hectáreas, de las que 505.000 corresponden a Asturias. Los trabajos en la comunidad implicarán a más de 30 personas, entre agentes de Medio Natural, biólogos y técnicos especializados.

La investigación se llevará a cabo en dos fases, la primera de las cuales se prolongará hasta el 15 de diciembre, y en la que se procederá a tomar muestras, principalmente excrementos, además de trampas de pelo y cámaras trampa. El uso de más de un método ayudará a combinar los datos y que la estimación poblacional sea más precisa, especialmente en la localización espacial de los centros de actividad.

El estudio continuará el próximo año con la realización de las técnicas de secuenciación de última generación, que permitirán profundizar en los análisis de heterocigosidad genética (diversidad genética de cada individuo), así como en la determinación de la endogamia individual (grado de relación entre progenitores) y las relaciones de parentesco entre los ejemplares, lo que contribuirá a determinar el grado de conectividad entre distintas subpoblaciones.

En este proyecto se cuenta con el apoyo de la Universidad Autónoma de Barcelona para la individualización genética mediante técnicas genómicas, con el Instituto de Biología Evolutiva-CSIC, para los estudios de conectividad y parentesco, y con el Instituto de Recursos Cinegéticos IREC-CSIC, para el asesoramiento metodológico, tratamiento de datos y análisis de la estima poblacional.

Coordinación interadministrativa

La realización de este censo se acordó de forma conjunta el pasado año en el seno del grupo de trabajo del oso pardo cantábrico, órgano colegiado enmarcado en el Comité de Flora y Fauna, en el que participan las comunidades con presencia de este plantígrado bajo la coordinación del ministerio.

La cooperación de las distintas administraciones, autonómica y estatal, así como de centros de investigación, es muy importante para la consecución de los objetivos de gestión y recuperación de esta especie. En los últimos años se han materializado numerosas acciones conjuntas. Una de las últimas fue la liberación de una osa en el Parque Nacional de los Picos de Europa, que tras ser recogida herida en Sabadía, en Santo Adriano, fue trasladada a Cantabria para su recuperación y, posteriormente, pasó por un recinto en semilibertad en Castilla y León para facilitar su aclimatación antes de liberarla.

Deje su comentario

Diario digital del Camín Real de la Mesa