Publicado el: 25 Ago 2020

Fernando Alonso, el hijo pródigo vuelve a la Fórmula 1

Después de mucho tiempo de rumores, se dio oficialidad a la noticia que millones de aficionados al mundo del motor esperaban

 

Fernando Alonso confirmaba su regreso al ‘Gran Circo’ a la escudería que le encumbró como bicampeón del mundo a principios del siglo XXI. La vuelta a la normalidad para el asturiano se producirá en 2021 a los mandos de su Renault, aunque será la temporada siguiente en las que todos estos protagonistas ansían hacer algo grande.

En 2022 será cuando el cambio de reglamentación sea un éxito, buscando el ansiado equilibrio entre las escuderías para igualar fuerzas, y que prime más la conducción de los pilotos, y no tanto la mecánica y las prestaciones de los monoplaza. Ese será el momento que Fernando Alonso lleva esperando muchos años, y es que, pese que ha competido en otras competiciones de motor de primer orden mundial, el gusanillo de la Fórmula 1 sigue corriendo por sus venas.

Pero para que llegue ese momento, primero se deberá dar buena cuenta de la actual campaña, tan atípica como esperada, y que ya lleva consumada unas cuantas pruebas que han dejado las sensaciones pronosticadas durante los meses previos a que el semáforo se pusiese en verde.

Todas las apuestas deportivas iban en la misma dirección, y según ha comenzado el ‘Gran Circo’ en este 2020 no se han equivocado en exceso. Lewis Hamilton a mandos de su Mercedes sigue siendo un auténtico referente dentro del circuito, mostrando un dominio incontestable que le está permitiendo convertirse, para muchos, en uno de los mejores pilotos de la historia.

De momento, tras la última victoria en el Gran Premio de Barcelona, el dominio del británico es incontestable en el Mundial, además de haberse convertido en el piloto de la historia con más pódiums, superando a mitos de este deporte como Schumacher, Senna o Prost.

Un nuevo campeonato mundial, parece estar cerca de Hamilton si todo va según lo previsto. Las prestaciones del Mercedes también invitan al optimismo de todos los aficionados al superclase británico, que, unido a su conducción, será muy difícil encontrar a algún rival que le coja el rebufo y pelear los puntos de forma regular.

Ante este panorama, la decisión tomada por Fernando Alonso parece la más acertada. Haber entrado esta campaña de nuevo en la categoría por excelencia de las cuatro ruedas, hubiera sido un sinsentido y una travesía por el desierto en la que permanecería muy lejos de encontrar algún oasis.

Si a la llegada de Alonso la campaña próxima, le sumamos el fichaje de Carlos Sainz Jr. por Ferrari, los aficionados a la Fórmula 1 en España están de enhorabuena. ¿Conseguirá el automovilismo español volver a escuchar su himno de forma asidua en 2021 por los circuitos de todo el planeta?

Deje su comentario

Diario digital del Camín Real de la Mesa