Publicado el: 02 Sep 2020

Desconcierto en el colegio El Villar tras el anuncio del Principado de que se mantendrá la jornada partida

La dirección del centro ya había planificado el curso con la orden inicial de aplicar este año la jornada continua

La directora destaca que en todo caso el horario de entrada y salida y el derecho al servicio de comedor se mantienen

Colegio público El Villar

Redacción/Trubia

La consejera de Educación, Carmen Suárez, anunció ayer por la tarde que no habrá modificaciones de jornada en los colegios asturianos a causa del COVID-19, pese a que en julio anunció que se suprimían las jornadas partidas. Es una decisión que ha causado desconcierto en el colegio El Villar, de Trubia, uno de los más de veinte centros asturianos que quedaban afectados por esta medida, ya que desde siempre tiene jornada partida. Con la decisión de la consejería del pasado mes de julio, que decretó la jornada continua para todos los colegios a causa de la pandemia, la dirección del colegio trubieco había organizado toda la planificación con un horario lectivo de 9,30 a 2,30 horas, aunque los horarios de entrada y salida, «el tiempo en el que los niños pueden permanecer en el centro escolar», no se modificaba, y seguía siendo de 9,30 a 4,30 horas. El nuevo anuncio de la consejera, Carmen Suárez, de que no habrá cambios en la jornada escolar de los colegios ha causado incertidumbre en el colegio trubieco. «Hoy, 2 de septiembre, no tenemos ninguna notificación oficial, nada. Hemos leído en la prensa que se mantendrán las jornadas, así que ya no sabemos a qué atenernos, y si la planificación que teníamos para aplicar la jornada continua nos va a servir», señala la directora del colegio, Yolanda González. Sí quiere dejar claro a los padres dos aspectos que preocupan a las familias y que pase lo que pase se mantienen: el horario de entrada y salida, y el derecho de los escolares al comedor. 

«Habíamos organizado todo ya para la jornada continua, que se iba a aplicar este curso y de forma excepcional. Con esta jornada, que concentra las horas de clase entre las 9,30 y las 2,30 horas, teníamos margen para organizar dos turnos de comedor, ya que para que quepan todos tendremos que utilizar como comedor algún aula, lo que no es posible si después se van a reanudar las clases. Por otro lado, la jornada continua facilitaba a algunas familias que prefieren que sus hijos no coman en el colegio este año recogerlos al acabar las clases. No son muchos casos, pero sí algunos, lo que nos daba más holgura para organizar los turnos de comedor. Si es horario partido se complica, ya que las clases acaban a la 1 y se reinician a las 2,30. Además, con este horario los padres podrían ir a recoger a los niños del primer turno de comedor, facilitando la salida escalonada, muy complicada en Trubia porque dependemos del transporte, que además está compartido con el instituto», enumera la directora del colegio. La jornada continua, que solo se aplicaría «de forma excepcional este año», también facilitaba la limpieza, ya que es un servicio que empieza a las dos de la tarde, lo que facilitaría los turnos de comedor. «En cualquier caso, estamos un poco en el aire, ya que no tenemos ninguna comunicación oficial. Como nos lleva pasando desde el minuto uno de esta crisis, nos vamos enterando de las decisiones por la prensa», lamenta. Y espera además que desde el Ayuntamiento se refuercen los servicios de limpieza, «para poder cumplir el protocolo de limpieza de baños y aulas».

Sí han organizado ya las ratios por clase, que no superarán los 20 alumnos, como ha decretado la consejería, para lo que han tenido que habilitar dos aulas más, una en 2º de Primaria y otra en 6º.

Deje su comentario

Diario digital del Camín Real de la Mesa