Publicado el: 16 Sep 2020

La nueva ley de Memoria afectaría a 69 fosas en la comarca

El proyecto legislativo aprobado por el Consejo de Ministros plantea que el Estado asuma la intervención en los enterramientos de la Guerra Civil y la represión franquista

Trabajos en la fosa de El Rellán, en Grado, paralizados por orden judicial tras el hallazgo de tres cuerpos

Redacción / Grado

La ley de Memoria Histórica que aprobó ayer el Consejo de Ministros, y que debe ahora ser tramitada por el Parlamento, plantea entre otras medidas que el Estado asuma la exhumación de las fosas comunes de la Guerra Civil y la represión franquista. En la comarca del Camín Real, son 69 los enterramientos identificados en la base de datos del Ministerio de Justicia, a los que se suman otros seis en Salas. Este archivo contabiliza al menos 1.093 víctimas en estas fosas, aunque en muchas de ellas apunta a que hay un número de cuerpos indeterminado. Sólo siete de estos enterramientos han sido exhumados, cinco de  ellos en 1959, para trasladar los restos al Valle de los Caídos, y otro, parcialmente, por la Sociedad Aranzadi, para trasladar restos de soldados vascos.

En la terrible radiografía que arroja el mapa de las fosas comunes del Ministerio de Justicia en la comarca el concejo más castigado, en número de fosas y también en número de víctimas, es Grado, con 17 fosas identificadas, en las que se estima en al menos 979 el número de víctimas. El archivo reseña el traslado de 920 víctimas del concejo, 875 identificadas y 45 militares sin identificar, al Valle de los Caídos, en 1950. Y apunta la presencia de restos en: La Dosal de Momalo (12 personas, once hombres y una mujer, entre los 15 y los 46 años, víctimas de «represalia en retaguardia», entre ellos el secretario del Ayuntamiento, José García Álvarez ); Santianes de Molenes (7 víctimas, entre ellas tres mujeres, entre los 30 y 65 años, por «represalia en retaguardia»); Fosa de El Caliente, con una víctima, por «lucha armada»; Prado Canto la Piedra, en La Garba, por, con 5 víctimas, dos de ellas mujeres, entre los 28 y los 50 años, por «fusilamiento»; Monte de los Pinos, con 7 víctimas, entre 28 y 49 años, por «lucha armada»; Las Llagunas (Los Somolinos), con una víctima, de 33 años, por «lucha armada»; El Rellán o La Chabola, que había comenzado a ser exhumada por la Asociación de Memoria Histórica, una actuación paralizada por orden judicial tras la localización de tres cuerpos. Se estima que en esta fosa hay 25 víctimas, entre los 13 y los 64 años, siete de ellas mujeres, por «fusilamiento»; El Rodaco, con una víctima, por fusilamiento. Hay además según este archivo otras ocho fosas en el concejo, en las que se desconoce el número de víctimas. Están en el cementerio, en Las Villas de La Noceda; Robledo de La Noceda; Villamarín de La Noceda; el Bravón de la Fuente (Cabruñana); Las Coruxeras en el paseo del río Cubia; en Ambás y en La Parrada en Somines.

En Belmonte de Miranda el archivo del Ministerio de Justicia, que puede consultarse en este enlace, hay dos fosas, una en Los Llerones, con un número indeterminado de víctimas, exhumada,  y otra en Prau Pontigo, con una víctima por fusilamiento.

En Candamo hay, según este archivo, siete fosas, todas ellas no intervenidas. Están en: el puente de Sandiche, con tres hombres entre los 44 y 58 años, por «fusilamiento»; en La Veiga, con una víctima, de 26 años, por lucha armada; Alto de la Trapa o de los Cañones, cerca de La Degollada, con un número de víctimas sin determinar, lo mismo que las otras cuatro identificadas en el concejo, en el cementerio de San Román (lucha armada); cementerio de Llamero (lucha armada); cantera de San Torso (fusilamiento) y cementerio de Murias (lucha armada).

En Proaza son dos las fosas localizadas por el Ministerio, una de ellas en el prado del Torreón de Proaza, con «soldados moros», en un número indeterminado, víctimas de la «lucha armada!, y en La Castañal de Llaneces, en la carretera As 228, en el kilómetro 21, con una víctima, fusilado.

En Quirós son seis las fosas, con al menos 9 víctimas. En el cementerio de Bárzana, con 4 víctimas, por fusilamiento, entre 40 y 44 años; en la zona de San Torso, con un número de víctimas indeterminado; en Cachongo (puente de Villamarcel), un minero de 40 años, fusilado; una fosa en una huerta en Faedo, con una víctima, un minero fusilado de 28 años; otra en el puerto de Güeria, con «dos fugáos de León, sin identificar», fusilados, y por último otra en el cementerio de Lindes, con una víctima, por fusilamiento.

En Las Regueras hay 9 fosas, dos de ellas exhumadas, en un caso para trasladar los restos al Valle de los Caídos y en otro por una entidad privada, la Sociedad Aranzadi, y el resto sin intervenir.  En el caso del Valle de los Caídos, fueron trasladados 19 víctimas, dos identificadas y el resto sin identificar, todos hombres. La otra fosa parcialmente exhumada es el llamado Pradón de los Vascos, en Areces, víctimas de la lucha armada; hay enterramientos también en El Molín de Xilu, en Landrio, con ocho víctimas de fusilamiento, entre ellas una mujer, entre los 21 y los 60 años. En el resto de las fosas del concejo el número de víctimas es indeterminado. Según este archivo, están en el cementerio de Valsera, por fusilamiento; en el de Valduno, también por fusilamiento; en el de Santullano, sin más datos; en el del Biedes, por fusilamiento, en el de San Pedro de Nora, combatientes, y en Las Ablanosas, por fusilamiento.

En Somiedo son 5 las fosas identificadas en la base de datos del ministerio, con al menos 42 víctimas. Una de las fosas, con siete víctimas, fue trasladada al Valle de los Caídos en 1959. El archivo ofrece mucha información de la llamada fosa de Gúa, en el kilómetro 40 de la AS-227, con 29 víctimas de «represalia en retaguardia». Entre estas víctimas está el alcalde, Marcos Feito; el juez municipal, dos maestros, el cartero y labradores, entre los 22 y los 65 años. También aporta mucha información sobre la fosa de El Puerto, con 5 víctimas, cuatro de ellas identificadas, entre los 23 y los 56 años. Entre ellas, una maestra, Inés Rodríguez, de 23 años; la causa de la muerte fue fusilamiento; identifica otra fosa en la carretera AS 227, en el kilómetro 38,5, con un número indeterminado de víctimas.Y finalmente otra en la Braña de Robledo, con una víctima de fusilamiento.

En Teverga son 14 las fosas comunes. Una de ellas, con una víctima, fue trasladada al Valle de los Caídos. La de más víctimas es la fosa del Pozo Tánaro, en Villanueva, con 22 personas, por fusilamiento, el más joven de 21 años, con tres mujeres y el resto hombres.  Además está la fosa de la Peña Negra en Entrago, con un número sin determinar; el Cotoballón, entre Las Vegas y Riello, con dos víctimas por fusilamiento; La Huerta de Chalo, con una víctima por fusilamiento; la Huerta de Muela, en Entrago, con cinco víctimas, por fusilamiento; en el prado junto al cementerio de La Plaza, con 9 víctimas, entre 27 y 30 años; otra en Páramo, con dos víctimas, un hombre y una mujer, por fusilamiento, y otra en la misma localidad, con un número indeterminado. También con número indeterminado se reseña la existencia de fosas en el cementerio de Santianes; en Cotamen (Entrago), en el km 27 de la AS-228; en la cueva de La Fragua, km 34,5 de la AS-228; en la pomarada del Palacio del Entrego, y en Bicharache, en Entrego, junto a la fuente, en la AS 228.

En Trubia, se identifica la presencia de una fosa en una cantera, en la AS-228 km 6,3, con un número de víctimas sin identificar. En el entorno, hay identificada una en La Lloral, en San Claudio, y otra en Sograndio, ambas con un número de víctimas indeterminado.

En cuanto a Salas, son 6 las fosas comunes que figuran en el archivo, una de ellas trasladada al Valle de los Caídos en 1959, con 126 víctimas, 105 de ellas identificadas. Está también la fosa del Couz, con 3 víctimas, entre 24 y 44 años; el campo público de la Peña, con una víctima de fusilamiento, de 29 años; otra en el campo de Priero, en la AS-225, con una víctima de 35 años; otra en el Alto de La Espina, con una víctima de 24 años, y otra en El Llanón de Bodenaya, con una víctima de fusilamiento, una mujer de 36 años.

En el resto de los concejos de la comarca del Camín Real de la Mesa (Santo Adriano, Illas y Yernes y Tameza) el archivo del Ministerio de Justicia no identifica la presencia de fosas comunes.

 

Deje su comentario

Diario digital del Camín Real de la Mesa