Publicado el: 23 Sep 2020

IU acusa al PP moscón de intentar alargar el conflicto por el mercado

El equipo de gobierno destaca que la distribución de puestos cumple las distancias sanitarias y facilita el acceso a vehículos de emergencias, en respuesta a las críticas de ‘Agora Grao’

Uno de los puestos del mercado moscón

Redacción/Grado

El equipo de gobierno moscón, de IU, acusa al PP de intentar alargar el conflicto surgido en torno a la reordenación del mercado, después de que los populares se descolgaran del acuerdo de la mesa de negociación para la reordenación de los puestos. «Creemos que en ningún momento se han tomado en serio a la mesa de negociación y que sus actuaciones, siempre al margen de la mesa, han ido encaminadas a alargar el conflicto», sostiene el gobierno local, en un escrito en el que también responde a las críticas de la asociación Agora Grao, que rechazó también firmar la propuesta, que entró en vigor el pasado domingo y que permite volver a instalarse a los vendedores de textil y complementos.

«La mesa, creada con 21 miembros en los que están representados todos los sectores afectados y todos los grupos municipales, se constituye como el instrumento de debate y toma de decisiones relativas a la reordenación del mercado. En este sentido, no se entiende la expresión ‘firmar un cheque en blanco a Izquierda Unida’, ya que son los acuerdos alcanzados por esta mesa negociadora. Ejemplo es el consenso para el miércoles, con la unanimidad de los miembros», asegura IU, en respuesta a una de las críticas de los populares, que sostuvieron que el acuerdo de los domingos era un «cheque en blanco» para el equipo de gobierno.  «En ese comunicado del PP se habla de ‘temas’ sin resolver como la ubicación de los vendedores de excedentes, sin embargo, no acudieron a la reunión del 4 de septiembre, donde se decidió que estuviesen en la plaza Indalecio Corugedo, donde los pudimos ver el pasado domingo. También piden ‘dignidad y democracia’ pero en la última reunión, el 16 de septiembre, acudieron 17 de los 21 miembros y fueron los únicos que se negaron a alcanzar un acuerdo. Nosotros creemos que la democracia es llegar a puntos de encuentro con todos los sectores y respetar las
decisiones de la mayoría, no sabemos lo que entiende el PP por democracia». IU critica además que el PP haya «ido por libre» en la reordenación del mercado, y pone como ejemplo la presentación en un acto público de la propuesta diseñada por el arquitecto Felipe Díaz Miranda, al margen de la mesa de negociación, lo que a su juicio muestra «cómo han eludido el debate y la participación en el cauce adecuado para ello, por lo que entendemos que en ningún momento el PP quiso poner solución al conflicto inicialmente planteado».

IU se refiere también al comunicado de la asociación Agora Grao, que rechazó el acuerdo alegando que no se garantizaba que no se fueran a producir aglomeraciones, y anunció su retirada de la mesa de negociación por no atender «el sentir del comercio y la hostelería». IU asegura que no entiende esta afirmación, ya que en la mesa «no hubo ni una sola petición de la asociación que fuera rechazada».
«Tampoco entendemos las críticas en materia de seguridad y sanitaria, ya que se han tomado las mismas medidas que para los miércoles. Desde el Ayuntamiento de Grau no solo se han utilizado las directrices de 1,5 metros recomendadas, sino que se ha ido más allá, usando otras normativas para garantizar la entrada de vehículos de emergencias, favorecer la evacuación de personas y liberar espacios para evitar las aglomeraciones. En cuanto a las medidas sanitarias, son comunes para
todos y responsabilidad individual para el bien colectivo, pero ajenas a la reordenación del mercado», afirma el equipo de gobierno. «Como ya se ha dicho, el mercado de Grau presenta la peculiaridad de que circula a través de la villa, y son numerosas las calles de acceso al mismo, como innumerables las viviendas que tienen su portal en la propia calle del mercado, lo que forma parte de su atractivo y singularidad, pero también presenta dificultades. Las opciones que teníamos ante esta situación era limitar el aforo al 75% o aumentar la superficie, que fue lo que se ha hecho (en más del 50%), ampliándolo a las calles Asturias y el Bolao. La única forma de controlar milimétricamente el aforo es la
utilización de espacios cerrados, entonces ¿qué queremos, ubicarlo en el mercado del ganado o el aparcamiento del Charcón?», se pregunta el equipo de gobierno.

E insiste en que la reordenación se adoptó por unanimidad o por amplia mayoría de los presentes en la mesa, exceptuando el PP. «Pedimos al PP que reflexione y se sume al acuerdo. Aun así, recalcamos que es un acuerdo provisional y revisable por la propia mesa. Entendemos que estamos en un momento para sumar, deberíamos estar pensando en cómo mejorar el mercado desde el
punto de vista constructivo». Y concluyen aplaudiendo la creación de Agora Grao, «creemos muy necesaria una asociación de comerciantes», con el objetivo de «sumar esfuerzos, porque tanto la mesa de negociación, como el Ayuntamiento persiguen lo mismo que la asociación, lo mejor para los
vecinos del concejo».

Comentarios:
  1. Leonard dice:

    Algunas observaciones. El mercado dominical de Plaza General Ponte está mucho mejor organizado que antes de la pandemia. Es simplemente un hábitat más atractivo y de mejor trabajo. Hay suficiente espacio vacío debido al tamaño de la plaza para que la gente pueda caminar y comprar con seguridad. Todos usan una máscara ahora. Es un acierto.

    El mercado de los miércoles es un rompecabezas. Los miércoles nunca hay mucha gente. Nunca en todo mi tiempo viviendo en la plaza. Ayer había 8 vendedores de verduras, algunos muy grandes. De hecho, mucho más grande que la sección de frutas y verduras de Alimerka. Un camión es más grande que el camión Alimerka. Estos proveedores venden muy poco, tal vez nada. No hay forma de que estén ganando más que el costo de las frutas y verduras. Abren, se sientan y esperan, venden unos euros, luego se van alrededor de las 2:30. El mercado de los miércoles solía tener uno quizás dos vendedores de verduras. Entonces el Coronavirus no detuvo a estas personas ya que nunca estuvieron allí. Un misterio. (¿Y quiénes son esas personas que gritan por la libertad cuando no estaban los miércoles?) ¿Qué pasa con el 90% de las frutas y verduras sin vender? ¿Están escritos como una pérdida? ¿Se gana dinero no vendiendo? Me hace pensar. Es una situación que no tiene sentido … una situación que NO existía antes del Coronavirus. Antes del coronavirus era oferta y demanda natural, ahora es oferta sin demanda. Pero gritando sobre tradición. ¿Qué está pasando?

    En las calles de la Plaza General Ponte no es posible tener un ambiente seguro para los vendedores de ropa. Los puestos llenan la calle; está empaquetado apretado. Las personas se juntan y están una al lado de la otra mientras caminan. Esto nunca será seguro. Ese es el hecho.

    Entonces, muchos más vendedores que antes los miércoles con poca gente comprando y calles que nunca podrán cumplir con las leyes.

    Un gran misterio y un hecho claro.

Deje su comentario

Diario digital del Camín Real de la Mesa