Publicado el: 23 Sep 2020

Mercedes Cruzado: “No habrá relevo si el campo no da para vivir”

“Los políticos deben dejar ya los discursos y pasar a los hechos, o será demasiado tarde”

“Creímos que la pandemia serviría para cambiar las prioridades, pero todo sigue igual”

Mercedes Cruzado, secretaria general de COAG-Asturias

L. S. N./ Grado

Mercedes Cruzado lleva la ganadería en la sangre: hija de ganaderos de Grandas de Salime, dejó de estudiar en contra del criterio de sus padres porque “sabía que o era ganadera, o no iba a ser feliz. Ellos querían que estudiara, y les dí un disgusto”. Casada con otro ganadero, con dos hijos, en 2009 y casi sin esperarlo llegó a la secretaría general de COAG-Asturias, convirtiéndose en la primera mujer en dirigir un sindicato agrario en España. Para poder compaginar su trabajo como sindicalista y la ganadería, dio un giro a su explotación, dejando la leche y pasándose a la carne, menos exigente en los horarios. Hoy tiene unos 130 animales y sigue peleando por los derechos del campo asturiano. -Una mujer al frente de un sindicato agrario. ¿Se ha sentido discriminada o le han hecho de menos por ello? -Yo llegué al sindicato después de formar parte de un grupo que negociaba el precio de venta de la leche. En esas negociaciones, a veces muy duras, sí me sentí alguna vez así, en alguna ocasión me vinieron a decir que el lugar de la mujer es la cocina. Yo trabajo igual que cualquier hombre, ahora mismo el trabajo en el campo ya no requiere tanta fuerza como antes, hay maquinaria, y lo hacemos igual hombres que mujeres, y el papeleo y la burocracia creo que lo hacemos más las mujeres. Desde que estoy en el sindicato trato con todo el mundo en pie de igualdad, nunca me volvió a pasar. -¿Cuál es, a su juicio, el principal problema que sufre el campo asturiano? -El campo asturiano es, sobre todo, leche y carne, y algo de huerta. Y el principal problema es el bajísimo precio, que deja un margen ridículo, si es que deja margen. Es un trabajo diario, de todos los días del año, con unas enormes exigencias de calidad, que al final de mes apenas da para pagar las facturas. se paga menos por un xato que cuando yo me casé, en 1981, pero los precios de pienso, veterinario, etc, se han disparado, Y está también el problema de la fauna salvaje. De manera que a los hijos apenas podemos aconsejarles que sigan. .¿No ve relevo, entonces? -No habrá relevo mientras el campo no de para vivir. No vale con que desde la Administración se den ayudas sin más, un cursillo y una subvención, porque tiene que ser gente de campo, que sepa lo que hay. Se requiere mucha inversión, mucho trabajo y saber hacer, y el que tenga dinero para hacer toda esa inversión, o es de campo y tiene el gusanillo, o mete el dinero en otra cosa. Sólo protegiendo la rentabilidad de las explotaciones se hará un relevo en el campo. -Durante la pandemia se puso de relieve la importancia del sector primario. -Realmente creímos que las cosas iban a cambiar, que la sociedad se había dado cuenta de la importancia de mantener la soberanía alimentaria. Un país debe poder dar de comer a sus habitantes, es un sector estratégico. Creíamos que el esfuerzo que hicimos para tener los mercados abastecidos serviría para cambiar las prioridades, pero todo sigue igual. -¿Por ejemplo? -Seguimos teniendo que competir en precio con producto de ínfima calidad, en los lineales de los supermercados, cuando a nosotros se nos exigen enormes requisitos de calidad. Se mantienen los acuerdos de libre comercio y las reformas en la cadena alimentaria no sirven para defender lo que nosotros hacemos, producción en pequeña cantidad, no industrial, pero de una enorme calidad, tanto en leche como en carne. Y en cuanto a la fauna salvaje, estamos cada vez peor, no hay día que no haya una matanza. Y no se hace nada. Tenemos al lobo en los pueblos, pero hasta que no llegue a las ciudades parece que no se hará nada. No se está cumpliendo ni el plan de lobo. Se protegen especies que ya no necesitan protección, porque tienen un crecimiento desmadrado, y se carga todo el peso en el ganadero, que está en primera línea, gestionando además el territorio y con una actividad que hace de cortafuegos a los incendios. -¿El pago de los daños es insuficiente? -Asturias se gasta un millón y medio de euros en indemnizaciones, pero el ganadero se deja otro tanto, por daños que no se pueden demostrar, ganado despeñado, abortos…está siendo muy duro, y no se toman medidas efectivas. No queremos que el lobo desaparezca, pero no puede convertirse en una plaga. Necesitamos soluciones políticas valientes. Es hora de dejar los discursos, hay que actuar o será demasiado tarde. -Se acaba de aprobar el presupuesto de la Política Agraria Común. ¿Habrá recortes? -Nos dicen que el presupuesto se mantiene, lo que quiere decir que habrá recortes, porque los precios seguirán subiendo, la inflación hará perder poder adquisitivo. -¿Y en cuanto a las nuevas condiciones? -El consejero defiende que nuestro modelo, de ganadería en extensivo, se ajusta a lo que quiere Bruselas, ya que la nueva PAC tiene mucha preocupación por los efectos de las producciones sobre el medio ambiente. Nuestra forma de producir, de pequeñas explotaciones con pastoreo y animales en libertad, tiene muchos beneficios ambientales. A veces sale algún estudio sobre los beneficios de este tipo de ganadería en la lucha contra los incendios, por ejemplo. ¿Para eso hace falta hacer estudios? Lo hacemos como se lleva haciendo desde hace cientos de años, y así hemos conservado el paisaje, así que lo sabemos de toda la vida. Parece que esos beneficios, de gestión del territorio y lucha contra el cambio climático, se tendrán en cuenta en la nueva PAC. También es positivo que se regule la figura del agricultor genuino, que tiene su principal renta de la actividad agraria, para evitar intrusismo, y el tope por explotación, un problema que en Asturias no tenemos, pero sí en otros lugares de España, donde un solo propietario acapara gran parte de la ayuda. De forma que quizá con estos nuevos criterios se gestione mejor y el dinero llegue a donde tiene que llegar, que es al productor. -Un campo que depende de subvenciones, dicen algunos -Es incierto. Las ayudas de la PAC no son subvenciones, y están para compensar el bajo precio al que vendemos productos alimentarios de mucha calidad. Y los costes siguen creciendo, los precios de venta no, y las ayudas estancadas, -Este verano ha habido polémica por la garn cantidad de turistas en zonas ganaderas. -Mucha gente sabe cómo actuar, respeta al ganado y no hay ningún problema, no interfiere en nuestro trabajo. Luego hay otros que no saben, que creen que un perro suelto, un mastín, es un perro abandonado, o que se meten por el ganado como si fueran animales de Walt Disney. Y corren riesgo, porque pueden defender a las crías ante una persona a la que no reconozcan. Es importante que la gente que va a la montaña sepa cómo portarse ante la presencia de ganado, para evitar riesgos, y también para evitar daños, como espantar a las vacas, y producir algún estropicio. Es una cuestión de educación y de respeto.

Deje su comentario

Diario digital del Camín Real de la Mesa