Publicado el: 25 Sep 2020

Julio Cabal repite como presidente de la asociación La Voz del Pueblo

La organización vecinal de Belmonte de Miranda, que renovó parte de su junta directiva, se plantea como retos la mejora del transporte e Internet, más atención pediátrica y la limpieza de ríos y cauces

La nueva junta directiva de la asociación ‘La Voz del Pueblo’, de Belmonte de Miranda

Redacción/Grado

La asociación vecinal La Voz del Pueblo, de Belmonte de Miranda, ha reelegido a Julio Cabal como presidente, y ha renovado parte de su junta directiva, que queda integrada por Noel Arias García, como vicepresidente y representante en el Camín Real de la Mesa; Severino Hevia Patallo, como secretario, y Mario Fernández Rodríguez, como tesorero. La asamblea, celebrada el pasado día 21, aprobó por unanimidad las cuentas, el informe de actividad y la integración en la Federación de Plataformas y Asociaciones de Asturias, que ofrece a los asociaciones beneficios como asesoramiento jurídico o cursos.  Cabal felicitó a los nuevos miembros de la junta, «que vienen fuertes y con ganas de luchar para seguir defendiendo los intereses de los vecinos y vecinas de forma inmediata, concisa y concreta para revindicar las mejoras de nuestros pueblos, para defender nuestros derechos y nuestra calidad de vida». El presidente vecinal destaca que la nueva junta directiva «tiene como objetivos reclamar y llegar a entendimientos con el Ayuntamiento de forma que podamos colaborar en mejorar nuestro concejo belmontín «. En concreto, trabajarán en intentar mejorar las telecomunicaciones, teléfonos, internet y televisión; intentar mejorar el transporte publico «y que las líneas que circulaban por nuestro concejo antes del Covid-19 se mantengan y podamos tener una buena comunicación con el concejo de Grado»; intentar mejorar el servicio de atención pediátrica «con más visitas a nuestro centro de salud, además de conservar lo ya existente». También consideran prioritario «que, se limpien nuestro ríos, caudales y rutas ya que en varios lugares del concejo se encuentran en un estado de abandono». Otros objetivos son conseguir más viviendas de protección oficial y alquilar las de las escuelas rurales; intentar que disminuya el paro, y que las industrias contraten a personas del concejoL que se cree una mesa de trabajo para luchar contra la delincuencia; que se limpien y desbrocen los pueblos y mejore la recogida de basura; que se conserve el patrimonio de los pueblos, como fuentes y lavaderos, además de mejoras en instalaciones deportivas, y apoyo a los deportistas del concejo. En su programa plantean también mejoras para los vecinos más mayores, con un refuerzo en los servicios sociales. Y en cuanto a infraestructructuras, mejoras en los accesos a los pueblos. También pedirán que «nuestra gente de carácter relevante sea homenajeada y sea la que se convierta en la voz del pueblo en nuestros pregones» y por último, que «cuando la situación sanitaria lo permita, solicitando la colaboración del Ayuntamiento queremos que se realicen excursiones a la playa, ferias, mercados, etc… además de realizar algunas rutas y caminatas saludables para todas las edades».
«Dicho esto, que es lo más sustancial e importante, les informamos que en estos casi 11 años de nuestra existencia, nuestras reivindicaciones y aportaciones han servido para conseguir algunas cosas y otras ponerlas en marcha, no todo lo que hubiéramos querido, pero continuaremos luchando para mejorar y transformar nuestros pueblos y estemos cada día más orgullosos de vivir en ellos, de que nuestros hijos quieran seguir viviendo en el pueblo, y de muchas más cosas que contribuyen a una mejor convivencia. No queremos echarnos flores, por que nunca lo hemos hecho y tenemos muchos motivos para hacerlo, pero todos saben que sin la asociación de vecinos “La Voz del Pueblo” no hubieran sido posible muchas cosas, hubiera sido todo muy diferente y los políticos lo saben, nosotros no estamos en contra de ellos, pero ellos tienen que entender que nosotros estamos para intentar mejorar la calidad de vida de nuestros vecinos y vecinas». La asociación reivindica el papel de la sociedad civil, que «tenemos
que ser los verdaderos actores y protagonistas de las mejoras de nuestros pueblos, no debemos ni podemos dejar que los poderes públicos sean los que solamente tomen las decisiones. La participación ciudadana es un derecho y una obligación, cuanto mayor sea la participación vecinal en los asuntos públicos, mejor defenderemos nuestros derechos y más avanzaremos en la mejora y transformación de nuestros pueblos», señala la junta directiva, que anima a los belmontinos a asociarse y «unirte a un
grupo de personas concienciadas, con inquietudes, solidarias, que dedicamos nuestro tiempo trabajando voluntariamente, con ilusión, esfuerzo, de manera altruista y filantrópica». Y concluyen destacando que «la participación ciudadana de manera organizada, es un derecho, y muy necesaria, porque la democracia, es verdadera cuando la ejercemos y desde ella controlamos a los poderes
públicos que únicamente nos representan, pero nunca nos deben suplantar».

 

Deje su comentario

Diario digital del Camín Real de la Mesa