Publicado el: 29 Sep 2020

Comienzan a llegar las multas impuestas en el confinamiento

La sanción mínima es de 601 euros, por ‘infracción grave’ al artículo 36.6 de la ley de Seguridad Ciudadana, que regula la resistencia a la autoridad y la desobediencia

Grado, vacío durante el estado de alarma

Redacción/Grado

Las multas impuestas durante el confinamiento, en su mayoría por no respetar las restricciones a la movilidad, han comenzado a llegar a los vecinos afectados. La sanción mínima que está llegando a los sancionados es de 601 euros, por «infracción grave» al artículo 36.6 de la ley de Seguridad Ciudadana, que regula la resistencia a la autoridad y la desobediencia. En total, entre marzo, cuando se declaró el estado de alarma, y junio, cuando finalizó, en Asturias se impusieron unas 20.000 sanciones, y hubo un centenar de detenidos, entre las actuaciones de la Guardia Civil, las policías locales y la Policía Nacional. Un 90 por ciento de estas sanciones se impusieron por incumplir las normas de movilidad: desde ir a la huerta o sacar al perro acompañado por otra persona, a infracciones más graves, que pueden llegar hasta los 30.000 euros de multa. «A mí me pusieron la multa por sacar al perro con mi hermana. Como tenía casa con finca, aunque estábamos por un pueblo y no nos cruzamos con nadie, y pese a que éramos convivientes, consideraron que estaba incumpliendo las normas. 600 euros me parece una salvajada», cuenta uno de los sancionados en el concejo de Grado.

Deje su comentario

Diario digital del Camín Real de la Mesa