Publicado el: 29 Oct 2020

En defensa de los municipios pequeños

Braulio GARCÍA
En Yernes y Tameza tenemos claro que no existe ninguna polémica, y en Grado les importa un pito. No obstante, no sabemos si la portavoz del PP de Grado habla de anexión o de fusión. En ambos casos la competencia del procedimiento, largo y complejo, corresponde a la comunidad autónoma, y requiere en caso de fusión, el consentimiento y aprobación por mayoría absoluta y más de dos tercios de los presentes de ambas corporaciones. Pero lo sorprendente es que el PP lo haga cuando ni siquiera gobierna en ninguno de esos dos municipios, y que me consta que cuando lo hacían en Yernes y Tameza estaban totalmente en contra. Veamos, alegan una mejora en los servicios y un ahorro económico para la administración. ¿Tienen los pueblos del municipio de Grado mejores servicios que los de Yernes y Tameza? Claramente no, y como ejemplo solo basta acercarse a Villamarín, donde uno de sus vecinos fue alcalde del municipio. Este pueblo tiene, por poner un ejemplo, un solo camino por el que circular los coches y pueden hacerlo únicamente en un sentido. Los municipios con un núcleo de población grande suelen centrarse en ese núcleo, que es donde están los votos, y dejan desatendidos al resto de sus pueblos. ¿Ahorro económico? Pero las tres personas (administrativo que hace funciones de secretaria, limpiadora a media jornada, y persona de ayuda a domicilio) que hoy conforman el personal del ayuntamiento de Yernes y Tameza ¿no serían necesarias si estuviera fusionado con el de Grado? ¿La atención administrativa iba a mejorar si el funcionario estuviera a 24 km del pueblo? ¿Quién conoce mejor las necesidades de sus ciudadanos, el alcalde de un municipio grande o el de uno pequeño? ¿Quién es mas accesible para sus habitantes? Por lo tanto, ambas justificaciones son totalmente infundadas. Un ayuntamiento pequeño, sin recursos propios, suele estar mucho más mimado por la comunidad autónoma, con respecto a la concesión de subvenciones que si fuera grande, porque estima que le son mucho más necesarias, y éste es el caso.
Ya existe una mancomunidad con Grado, y lo que deben de hacer es sacarle el máximo partido.
Por lo tanto, queridos políticos, dejaros de tanta tontería y preocuparos de lo que importa, que en este caso no es la fusión del Ayuntamiento de Yernes y Tameza con el Grado, porque entre otras razones nadie os lo ha pedido.
Comentarios:
  1. Ruxixon dice:

    Vaya por delante que no entro a juzgar si fue oportuno o no las manifestaciones de la concejal del PP.
    Dejando al margen localismos, sentimentalismos y la supuesta «mejor atención» a los ciudadanos en municipios pequeños, la racionalidad nos indica que hay poca justificación para mantener una estructura de 78 municipios, heredada de tiempos antiguos, cuando las comunicaciones eran manifiestamente peores y los pueblos estaban llenos de vecinos. ¿Qué sentido tiene, por ejemplo, mantener nada menos que cuatro municipios (Proaza, Santo Adriano, Teverga, Quirós) que no llegan entre todos a 5000 habitantes, cuando los expertos en el tema dicen que un Ayuntamiento sólo tiene sentido si la población supera los 10.000? Para estos concejos, podría existir una única corporación y si se hacen las cosas bien, los vecinos no verían desatendidas sus necesidades.
    Quizá la clave sea lo que dice el autor de esta crónica: «un ayuntamiento pequeño, sin recursos propios, suele estar mucho más mimado por la comunidad autónoma», es decir, mantener concejos pequeños para obtener subvenciones. Esto, hablando en serio, es pan para hoy y hambre para mañana, y un engaño para todos.
    Hace décadas que en Francia redujeron drásticamente el número de municipios, mediante fusiones de los territorios afectados, y no pasó absolutamente nada, la administración continuó funcionando y los ciudadanos se acomodaron a la nueva realidad. Aquí en este país, por el contrario, lo único que hacemos es buscar excusas para no afrontar los problemas y los cambios que podrían solucionarlos en beneficio de todos.

Deje su comentario

Diario digital del Camín Real de la Mesa