Publicado el: 15 Dic 2020

La ruleta: un juego de azar con historia

 

Los juegos de azar están atravesando una segunda juventud. La tecnología y las nuevas generaciones están impulsando que, bien de manera gratuita o de pago, haya muchas plataformas en las que probar suerte y pasar un buen rato de ocio de forma responsable. La ruleta es uno de esos juegos que atraviesa un momento de éxito, de buena acogida, pues es un juego de azar de siempre, de aquellos que han sabido adaptarse a los tiempos y captar la atención de nuevos jugadores, como se comprueba en ruleta de la casa 888.

Desde la Edad Media a la Edad Digital (como podemos clasificar a los actuales tiempos de desarrollo tecnológico). La ruleta ha sobrevivo a muchas ‘edades’ y más ‘generaciones’. Los historiadores del juego encuentran documentación sobre el juego de la ruleta en manuscritos de la Edad Media. Se trata de la referencia más antigua que esté documentada, con lo que no se descarta que este juego de azar tenga algún tiempo más de historia.

De vuelta a sus orígenes, el invento de la ruleta data del siglo XVII, cuando la ideo el francés Blaise Pascal. Y nos referimos a su creación como juego, con normas y con esa dosis dejada a los designios del azar. Pascal era un matemático e ideó este juego con los 36 números, todos ellos con las mismas probabilidades de dar suerte a aquella persona que apostase por un determinado número. En esa selección, a modo de curiosidad, queda excluido el cero.

Desde estos comienzos, y salvo determinadas salvedades, la ruleta ha mantenido su esencia, una mecánica de juego tan sencilla que, al contrario que otros juegos de azar, le ha favorido en su perdurabilidad. En 1842, los hermanos Blanc añadieron el número cero a la ruleta o, lo que viene a ser, crearon la denominada versión europea de la ruleta. Un número, otras probabilidades, pero misma manera de jugar. Como sucede en la versión americana, en donde se añade el doble cero. Otra forma de comprobar que la ruleta se convertía en un juego de azar internacionalmente conocido.

En apenas unos párrafos se describe la evolución de este famoso juego de azar. O quizá no. Porque desde aquella época de la Edad Media, la ruleta no daría un salto tan cuantitativo y cualitativo hasta un tiempo muy reciente. A finales de los años noventa, con ese incipiente desarrollo digital, la ruleta se adentro en una nueva ruleta: la versión tecnológica, más digital, más adaptada a los tiempos. La ruleta, juego por antonomasia en cualquier casino, se adentraba en los casinos online. Desde ese momento, la ruleta mantuvo sus señas de identidad, pero se convirtió en una opción de ocio más accesible y más cercana. Es decir, se puede jugar a la ruleta en cualquier momento y desde cualquier lugar siempre y cuando haya conexión a la red. Y desde un ordenador, tableta o teléfono móvil.

Ruleta francesa, europea y americana

La tecnología hizo el resto. Porque la ruleta aparece en todas las plataformas de casinos online (como sucede con el póker o el blackjack), pero con un mayor colorido, con atractivas ofertas y con más versiones. Actualmente, los jugadores pueden aprovecharse de algunos bonos de bienvenida o bonos de depósitos que ofrecen los casinos. Esto permite ‘ensayar’ la suerte antes de jugarse un dinero de manera responsable. Pero hay más. El jugador puede decantarse por jugar a la ruleta en vivo y en directo y con opción de comunicarse con el crupier de turno; por probar con dinero ficticio; por jugarse unos euros; o por probar en la ruleta americana aunque uno viva en Europa. En cualquier caso, las instrucciones de juego son las mismas y las probabilidades tampoco varían de una manera excesiva en comparación a otras ruletas. Aparte de la europea y americana, tenemos la francesa, como habrán intuido en los párrafos previos.

Seguridad máxima en datos y ruleta

Y en cualquiera de las opciones de la ruleta, el jugador se encuentra con un plus añadido que ofrece la tecnología: la experiencia de juego virtual es prácticamente idéntica a la real, como si ses estuviera en el casino de siempre; las imágenes son cada vez de una mayor calidad, con un mejor sonido y con gráficos más realistas. Y no, no hay ningún tipo de manipulación de la suerte por tratarse de una versión online. Las mismas probabilidades de éxito que existen en los casinos tradicionales existen en su versión virtual. De hecho, los casinos online invierten una gran cantidad de dinero en velar por la seguridad de los datos personales y bancarios de sus clientes al tiempo que implementan muros de seguridad para que nadie pueda manipular el buen trascurrir de los diferentes juegos de azar que se ofrecen.

Ni en la ruleta ni en otros juegos. De hecho, todo el juego online está regulado y con las pertinentes licencias que establece la Dirección General de Ordenación del Juego. Lo importante, en este sentido, es registrarse en los casinos que cumplen con la normativa, además de rechazar ofertas desproporcionadas como obsequio de bienvenida. Y nada de preocuparse por la seguridad, todos los datos están correctamente encriptados y sólo es necesario por saber elegir un buen número y esperar a tener la suerte necesaria para ganar.

Las tragaperras, el rival de las ruletas

Los casinos online son espacios seguros, como ha quedado demostrado en estos últimos tiempos en donde ha aumentado el número de jugadores que lo hacen virtualmente, con especial atención a las diferentes formas que se ofrecen de divertirse a la ruleta. Uno de los juegos de siempre, como sucede con el póker y las tragaperras, otras opciones muy recurrentes entre los jugadores, aunque, en el primer caso, hay que saber algo más que el simple significado de los naipes. Existe un estudio y unos años de experiencia. Las tragaperras (o como se denominan ahora: slots), sin embargo, son una competencia directa de la ruleta, pues su mecanismo de juego es también muy sencillo y la tecnología le ha permitido adaptarse a los tiempos y evolucionar como pasó con la ruleta.

 

Deje su comentario

Diario digital del Camín Real de la Mesa