Publicado el: 14 Ene 2022

El juego online crece, las restricciones también

futbolín

 

En un país como España, con una penetración de los servicios de internet casi total en el país (prácticamente todo el mundo en España tiene acceso a internet), es lógico que los juegos online crezcan de una forma directamente proporcional a este crecimiento en el acceso a los medios online. 

De hecho, muchas de las mejores páginas de apuestas deportivas a nivel mundial han decidido solicitar licencias de juego en línea para España en los últimos años, ya que sin duda alguna representan un mercado de gran calado para sus intereses: obtener el mayor número de jugadores.

Esto es positivo en el sentido de que, si obtenemos acceso a casas de apuestas de gran reputación con licencias y regulaciones propias del país que homogenizan la oferta de este tipo de servicios por las grandes empresas del sector, estaremos apostando en un entorno más seguro y controlado, repercutiendo esto positivamente en el jugador final.

Regulaciones fuertes en el sector del juego en los últimos tiempos

No obstante, hay que tener en cuenta que también el nivel de exigencia y restricciones a las casas de apuestas que operan legalmente en España está creciendo de forma abrupta, con normativas como la que más repercusión ha tenido a nivel global en los últimos meses: la prohibición de los bonos de bienvenida para las casas de apuestas con licencia española emitida por la DGOJ.

En este aspecto, podemos encontrar posturas a favor y en contra, aunque lo que preocupa mucho es la visión negativa de esta normativa: las casas que no tienen licencia en España podrán seguir ofreciendo bonos de bienvenida y aceptando con total normalidad jugadores de apuestas deportivas residentes en España. Por tanto, aquí hay quienes sostienen que con la regulación del gobierno central (a pesar de que el juego es una materia transferida a las Comunidades Autónomas, solo lo es el juego presencial, no el juego online) se produce una competencia desleal por todas aquellas casas de apuestas que, bajo licencias de juego extranjeras, ofrecen bonos de bienvenida a los nuevos jugadores, entre los cuales se encuentran sin duda alguna jugadores de España.

Los equipos de fútbol y otras competiciones deportivas, sin dinero de las apuestas

Otro de los grandes varapalos que se ha llevado el sector del juego en España es la prohibición de patrocinios por parte de las empresas de juego (casas de apuestas deportivas y casinos) a los equipos de fútbol y de otros deportes, así como a las propias competiciones o estadios y recintos deportivos. Esto, sin duda, supone un varapalo de muchos millones de euros para equipos que dependían en gran medida de estos patrocinios para balancear las cuentas del club. En cualquier caso, desde el comienzo de la presente temporada de fútbol, por ejemplo, la publicidad de casas de apuestas ha desaparecido de las camisetas de los equipos de fútbol que tenían este tipo de patrocinios. 

Veremos hacia donde fluye esta vorágine regulatoria, pero sin duda alguna, en los próximos meses y años, al menos mientras el actual ejecutivo siga en el gobierno, podemos esperar nuevas y mayores regulaciones y prohibiciones de actividades hacia este sector del juego.

Deje su comentario

Diario Comarcal Independiente