Semana de pasión

Manuel García Linares

La última semana de marzo se despidió como la semana de tinieblas, entre nubes y claros con unas temperaturas muy bajas y con un efecto térmico tremendamente acusado tras los 20 y 28 grados de la semana anterior. Pese a ello, en el occidente la gente está contenta porque los pueblos se llenaron de visitantes, algunos oriundos y otros atraídos por los paisajes del ‘Paraíso Natural’ o por la calidad de nuestra gastronomía merecedora de todo tipo de reconocimientos a nivel nacional o internacional. Esto siempre es reconfortante, pero, creo que no es conveniente dormirse en los laureles por más que estos hayan sido bendecidos el Domingo de Ramos. Tras la Semana Santa retomamos la vida rutinaria, los visitantes retornan a sus lugares de residencia…y las caravanas llenan los viales (en donde los hay), a la vez que, de nuevo, los pueblos quedan sumidos en su soledad esperando un nuevo periodo festivo o algún que otro puente… Una Semana Santa que conmemoró la Pasión de Jesús, quien vino a redimirnos, hace dos mil años, pero fue acusado por los celos y las envidias de querer hacerse con el poder y precisamente quienes temían que hubiese venido a “quitarles el escaño”,…aquellos procónsules romanos que representando la justicia, en vez de actuar, se lavaron las manos, con lo cual las masas populares enardecidas y hostigadas por el poder, clamaron pidiendo que liberasen a Barrabás, que era quien había metido las manos en el arca de los dineros públicos; total, que Jesús vino para ayudarnos y terminamos crucificándolo. La historia se repite y como siempre pagan justos por pecadores. Tras la Semana de Pasión se levantan las tinieblas que envuelven toda nuestra vida. Ahora, entre nubes y claros, se van percibiendo rayos de sol que iluminan nuestras esperanzas, esperemos que tambien iluminen a los gestores y políticos que nos administran, y se alejen de de esa obsesión de utilizar lo público en beneficio propio y vayan solucionando algunos de los problemas de nuestra sociedad, algo tan simple, como puede ser concluir esa eterna obra de la autovía de La Espina o ese simple, pero interminable, tramo de la carretera a Naraval. Esperemos que surja una nueva esperanza para el mundo rural.

Redacción
Publicado por
Redacción

Entradas recientes

No hay mejor villa que Grau

Pregón de José Luis Bobes en las fiestas de Santiago y Santa Ana 2024 Agradecer…

hace % días

El deporte, protagonista del pregón y el chupinazo de las fiestas de Santiago y Santa Ana

Un emocionado José Luis Bobes, acompañado de la concejala de deportes y festejos del Ayuntamiento…

hace % días

Casi 400 corredores en La Rosca de Somiedo

La prueba deportiva de BTT se celebra mañana, con tres recorridos, de 65, 45 y…

hace % días

Grado destinará 248.000 euros a la rehabilitación del edificio para archivo municipal

Grado destinará 248.000 euros a la rehabilitación del edificio de la plaza del Ayuntamiento adquirido…

hace % días

La Casa del Juzgado de Belmonte será más accesible

El miércoles  tuvo lugar la reunión entre el responsable de planificación agraria del Gobierno de …

hace % días

Once empresas compiten por la central de La Riera, en Somiedo

Nada menos que once empresas compiten por hacerse con la concesión de la central hidroeléctrica…

hace % días