Publicado el: 24 Dic 2016

La Saturnalia…¡Por Júpiter! Que estaban locos aquellos romanos

Por Plácido RODRÍGUEZ

Qué bonito es todo lo que envuelve la Navidad. Cuánta magia en sus orígenes. La ternura de la adoración de los pastores, el amor de los padres por el recién nacido, el calor que desprenden la mula y el buey. «… en el portal de Belén hay estrellas, Sol y Luna, la Virgen y San José, y el niño que está en la cuna…»

Sí, todo muy bonito, pero que no nos la quieran meter doblada con las fechas en las que ocurrió un acontecimiento tan relevante para la historia de la humanidad y de los centros comerciales, y menos con el desprestigio de un oficio ancestral en el que la gente estaba más que curtida física e intelectualmente en cuestiones climatológicas. Me refiero al pastoreo al aire libre, pues de la modalidad Indoor o pista cubierta no quedan reseñas de aquella época.

Si la Virgen María dio a luz en una cuadra, ¡qué le vamos a hacer! Pero… ¿Por el invierno? «Nasti de plasti». Que no, que en esa época del año, en Belén, en los Montes de Judea, como en cualquier otro sitio en el que  nevase o hiciese una rasca del copón, las ovejas se estabulaban donde buenamente se podía, las cuadras estaban llenas de animales y lo menos que quedaba era sitio para un matrimonio okupa a la espera de un recién nacido.

Según los evangelios: «En la misma región había pastores que estaban en el campo, cuidando sus rebaños durante la noche» (Lucas 2:8). Pues bien, por muy bucólica que pueda parecer la estampa, los pastores eran gente experimentada que no se quedaban al raso en una noche en la que te podía caer una helada que te dejaba más tieso que una mojama del Mar Rojo. Aquellos pastores sabían que no pintaban nada en medio de un paraje que, si no estaba cubierto de nieve, tenía menos pasto que la arena del circo de Roma. Bucólico, sí; pero más falso que una fotocopia del retrato de Poncio Pilatos.


Entonces, si Cristo no nació a finales de diciembre, ¿por qué se eligió esa fecha para conmemorar su nacimiento? Según palabras de un precoz filósofo romano que se estancó al poco de tanto pensar y pasó al anonimato por haberse entregado al vino y a las delectaciones mundanas: «Siempre que ocurre lo mismo sucede igual», y que es, en esencia, lo que lleva siglos haciendo la Iglesia Católica para sepultar los ritos paganos bajo el Credo, los muros de las iglesias y el calzado de la Santa Inquisición.

Los romanos celebraban la Saturnalia, que no era más que un festival que venía a representar el solsticio de invierno y servía para honrar al dios Saturno. Era una fiesta en la que se alborotaba mucho; en las calles el ruido era continuo —no sé por qué me vienen a la cabeza las fiestas del Carmen en Cangas del Narcea—, y las comilonas, borracheras y juerga eran el soporte básico de varios días de locura parrandera. Y claro, los cristianos, que aunque por aquella época eran pocos pero bien avenidos, no estaban precisamente de acuerdo con tanto desenfreno. Es por eso que se dice que la Navidad surgió para sustituir a la Saturnalia.


Siglos más tarde, al imponerse la religión cristiana en el Imperio Romano, un tal Justiniano que ostentaba el cargo de Rey hizo los posibles para que la Navidad fuese una fiesta más seria; aunque, con el paso del tiempo, existen indicios más que suficientes de que la voluntad humana tiende a retornar a su estado primigenio y disoluto.

Al parecer, además de ponerse «tibios», los romanos solían realizar en la Saturnalia intercambios de regalos, declarar treguas en las guerras,  y a sus esclavos les daban cierta libertad temporal. Podría decirse que la Navidad sustituye aquellas antiguas costumbres por otras más adaptadas a los tiempos modernos en los que el consumismo, el tráfico de armas y la explotación del prójimo continúan ejerciéndose con la cobertura que proporcionan las bendiciones papales y los anuncios de la Coca-Cola. Si bien es cierto que en España nos salva y nos guía, cuan hiciera el recto Justiniano,  el mensaje del Rey en Nochebuena.

 

Feliz Saturnalia a tod@s


Comentarios:
  1. […] La Saturnalia…¡Por Júpiter! Que estaban locos aquellos romanos […]

  2. Calafario dice:

    En definitiva todo esto de la navidad es una ilusion holografica ,
    muy util para los comerciantes de sueños y para preparar a los
    borregos desde la cuna para que sigan el camino señalado sin
    chistar.

  3. santaklaus dice:

    ¡Cagüenla!, y no me dí cuenta de que ayer era el mensaje del Rey. Bueno, no pasa nada, seguro que dijo las mismas palabras y en el mismo tono que todos los años.

  4. Raoh dice:

    Muy bueno y muy cierto. Basta con investigar un poco las religiones antiguas para ver que lo único que hicieron para inventar el cristianismo fue juntar un poquito de cada una. Lo mejor de cada casa…

  5. KAOS dice:

    Que hábilmente deslizas el veneno, como los pastores antiguos eran nenazas, en invierno se acobardaban junto a las ovejas en los corrales, que comían pienso compuesto en el invierno, si hubieras visto alguna vez a un rebaño, sabrías que también en invierno pastan, y los pastores pasaban noches al raso, todo el año….pero tu intención real es poner en duda el nacimiento de Jesus, poner en tela de Juicio la navidad, y por ende el cristianismo…las mentiras de siempre de satanas y sus voceros

Deje su comentario

Diario digital del Camín Real de la Mesa