Publicado el: 01 Jun 2017

El Gobierno regional trabaja en la normativa de avistamiento de fauna

IU considera que el Principado “está tardando demasiado” en regular la actividad, que afecta a especies protegidas, como el oso pardo

Uno de los miradores de Somiedo

Redacción/Grado

El Gobierno regional ya está trabajando en una normativa para regular el avistamiento de fauna salvaje, una actividads turística en alza que puede afectar a especies protegidas, como el oso pardo cantábrico. El nuevo consejero de Industris, Empleo y Turismo, Isaac Pola, aseguró hoy en el Pleno de la Junta que la normativa debe hacerse en coordinación con la Consejería de Desarrollo Rural y Medio Ambiente, que es la que debe fijar los niveles de protección que impidan que la actividad turística tenga un impacto negativo en la conservación de especies en peligro. El consejero intervino en respuesta a una pregunta planteada por el diputado de IU Ovidio Zapico, que considera que el Ejecutivo asturiano está tardando demasiado.. “IU piensa que están tardando demasiado en lograr la coordinación entre departamentos y la deseada normativa que ponga luz y orden a la observación de la fauna, sobre todo del  oso pardo cantábrico, porque es la administración la que tiene que minimizar en todo lo que se pueda esta actividad”, advirtió el diputado de IU en su pregunta parlamentaria en el pleno.

Zapico recordó que ha tenido que ser la Junta General la que advirtiese de esta necesidad al ejecutivo autonómico a través de iniciativas de IU llevadas a cabo el año pasado y de otras de cumplimiento ejecutadas este año para que el Gobierno comenzase a regular una actividad que, a juicio del diputado, vive “un boom”.

Era de prever, dijo Zapico,  “que con la llegada de la  primavera sean más fáciles de observar los animales,  iba a haber boom de observación y surgen jornadas como las de Somiedo que aportan datos, opiniones, y, en cierta forma, confusión a lo que pasa”. Al Gobierno le corresponde, advirtió, liderar ya este asunto para tener una normativa “clara y que permita saber a qué tienen que atenerse las empresas de turismo y las titulaciones que tienen que tener o los seguros, por ejemplo”.

Finalmente pidió que la administración y las fundaciones eviten mezclarse en actividades turísticas como parece que así pasa. “Es una confusión de funciones que genera competencia desleal con las empresas”, concluyó.

 

Isaac Pola reconoció que  el Gobierno comparte la necesidad de regulación específica englobándola en turismo activo y que ésta se puede llevar a cabo a través de una resolución por parte de la propia consejería, aunque dijo que  no es una actividad completamente desregulada, sino que existe normativa estatal  y   autonómica general al respecto, como son los  Planes Rectores de Uso y Gestión de Parques Naturales, las Guías de Turismo o los planes de Recuperación del Oso Pardo. También explicó que es precisa  la coordinación con  la  Consejería de Desarrollo Rural  y Recursos Naturales

 

Zapico recordó que ha tenido que ser la Junta General la que advirtiese de esta necesidad al ejecutivo autonómico a través de iniciativas de IU llevadas a cabo el año pasado y de otras de cumplimiento ejecutadas este año para que el Gobierno comenzase a regular una actividad que, a juicio del diputado, vive “un boom”.

 

 

Era de prever, dijo Zapico,  que con la llegada de la  primavera sean más fáciles de observar los animales,  iba a haber boom de observación y surgen jornadas como las de Somiedo que aportan datos, opiniones, y, en cierta forma, confusión a lo que pasa. Al Gobierno le corresponde, advirtió, liderar ya este asunto para tener una normativa “clara y que permita saber a qué tienen que atenerse las empresas de turismo y las titulaciones que tienen que tener o los seguros, por ejemplo. “ Tienen que estar muy claras”, pidió.  Del mismo modo, demandó que el Gobierno regional debe abordar políticas de educación ambiental que permitan concienciar a la gente que vive en zonas protegidas, porque tiene  que haber unos protocolos concienzudos.

 

Finalmente pidió que la administración y las fundaciones eviten mezclarse en actividades turísticas como parece que así pasa. “Es una confusión de funciones que genera competencia desleal con las empresas”, concluyó.

 

Isaac Pola reconoció que  el Gobierno comparte la necesidad de regulación específica englobándola en turismo activo y que ésta se puede llevar a cabo a través de una resolución por parte de la propia consejería, aunque dijo que  no es una actividad completamente desregulada, sino que existe normativa estatal  y   autonómica general al respecto, como son los  Planes Rectores de Uso y Gestión de Parques Naturales, las Guías de Turismo o los planes de Recuperación del Oso Pardo. También explicó que es precisa  la coordinación con  la  Consejería de Desarrollo Rural  y Recursos Naturales.

Deje su comentario

Diario digital del Camín Real de la Mesa