Publicado el: 22 Jun 2017

Los Álvarez, de Salas al premio Nobel de Física y la extinción de los dinosaurios

Una muestra repasa la brillante trayectoria de cuatro generaciones de científicos procedentes del pueblo salense de La Puerta

Presentación de la exposición sobre los Álvarez, hoy por la mañana/ A. P. Feito

Ana Pérez Feito/Salas

Si hay una aventura que merece ser contada es la de los Álvarez, una familia de Salas que partió a América y allí alcanzó las más altas cimas de la investigación científica: uno logró un suero contra la lepra; otro describió un trastorno psicosomático que lleva su nombre, y la tercera generación alcanzó nada menos que el premio Nobel de Física. Para rendir un merecido homenaje a esta estirpe de científicos (oriundos del pueblo de La Puerta, en Salas, y que siempre han reivindicado sus raíces) el Ayuntamiento, en colaboración con la Universidad de Oviedo y la Fundación Valdés Salas ha prepatado la exposición “Los Álvarez, una familia de asturianos salenses en América”, que se inauguró esta mañana. La muestra, que repasa la interesantísima trayectoria de cuatro generaciones de científicos en tierras americanas, puede verse en los bajos de la Casa Consistorial, de lunes a viernes, de 9 a 3 de la tarde, con entrada libre.

La exposición es un pequeño homenaje a la una familia que a pesar de las generaciones siempre se ha sentido asturiana, según afirma Walter Alvarez: “tanto yo como mi padre, Luis Álvarez, premio Nobel de Física siempre nos hemos sentido de alguna manera asturianos”.
La estirpe de los Álvarez comienza con Luis Fernández Álvarez, nacido en La Puerta (Salas), emigró a Cuba junto con su hermano y más tarde se instaló en San Francisco, donde se graduó en Medicina, con formación en bacteriología, desarrollando un suero contra la lepra.
Su hijo Walter Clement Álvarez, también médico, mostró especial interés por la medicina psicosomática descubriendo un trastorno somatoforme, “el síndrome de los Álvarez”. Actualmente el más prestigioso premio estadounidense de difusión de la salud lleva su nombre. Nombrado académico en la Real Academia de Medicina de Madrid visitó en su momento Asturias, y el concejo de Salas. El siguiente en esta cadena de brillantes científicos es Luis Walter Álvarez, premio Nobel de Física, que inventó sistemas de rádares y sonar para el aterrizaje de aviones y descubrió el efecto East_West en los rayos cósmicos. Tras su jubilación continuó siendo miembro del Consejo de Ciencias Espaciales que asesoraba a la NASA, en particular en el programa Apolo, que llevó a los seres humanos a la Luna. Colaboró con su hijo Walter Álvarez en el desarrollo de la teoría de extinción de los dinosaurios. Walter Álvarez graduado en Geología junto con su padre es muy conocido por el descubrimiento de una capa de arcilla altamente enriquecida en iridio, material muy poco común en la Tierra pero si en los asteroides, procedente, según su teoría, del impacto de un gran asteroide en Yucatán, México, hace 66 millones de años, origen de la extinción del Cretácico. Es Doctor Honoris Causa por las Universidades de Viena y Oviedo, y profesor emérito en el Departamento de Ciencias Planetarias y de La Tierra de la Universidad de California.

Asistentes al acto/ A. P. Feito

Walter Álvarez

 

Diario digital del Camín Real de la Mesa