Publicado el: 01 Dic 2017

Oviedo planea en los meandros del Nora una red de miradores de aves

El concejal de Urbanismo  de Oviedo, Ignacio Fernández del Páramo, anuncia un plan para recuperar los 150 elementos patrimoniales inventariados, entre ellos hórreos y paneras, en colaboración con Las Regueras y buscando apòyo del Gobierno regional

En el centro, la alcaldesa de Las regueras, maribel Méndez, junto a la vicealcaldesa de Oviedo, Ana Taboada, y el concejal de Urbanismo, Ignacio Fernández del Páramo

Redacción/Grao

Hasta 76 especies de aves diferentes, algunas de ellas en situación vulnerable, han localizado los expertos en los meandros del Nora, entre Oviedo y Las Regueras, un entorno en el que el Ayuntamiento ovetense quiere crear una red de miradores y observatorios de pájaros. Esta es una de las propuestas de la concejalía de Urbanismo y Medio Ambiente del Ayuntamiento de Oviedo, que ayer presentó el diagnóstico sobre la situación actual del entorno, en una visita a Priañes, en la que estuvo acompañado por la alcaldesa de Las Regueras, Maribel Méndez, y la vicealcaldesa ovetense, Ana Taboada. El estudio, exhaustivo, es el paso previo al diseño del plan de actuación, que el concejal ovetense Ignacio Fernández del Páramo espera que esté listo antes de fin de año.

El análisis, encargado por la concejalía con vistas a la recuperación de este espacio natural en la frontera en los municipios de Oviedo y Las Regueras, confirma el alto valor natural del entorno, en el que se han detectado un total de 137 especies animales diferentes, 8 de ellas de especial interés y 17 más en situación vulnerable o de peligro.

“El estudio analiza todo el potencial de la zona. Nunca antes se había hecho nada parecido, de forma exhaustiva. Podemos decir que es la primera inmersión en este entorno abarcando todos los puntos de vista: la fauna, la flora, el paisaje, la geología e incluso el patrimonio”, explicó el concejal de Urbanismo. “A partir de aquí, con este diagnóstico que nos confirma el potencial de la zona, la misma empresa encargada de realizar el estudio nos propondrá ahora unas medidas para comenzar el proyecto de recuperación de los Meandros del Nora. Estará listo antes de final de año y además de delimitar zonas de protección delimitará espacios para la instalación de una red de miradores y observatorios de aves. La recuperación de elementos patrimoniales también entra dentro de los planes que tendrán que consensuar los ayuntamientos de Oviedo y Las Regueras y que buscarán el apoyo también del gobierno regional”, avanzó Fernández del Páramo.

Entre los aspectos analizados en el estudio, uno de los que más llama la atención es el relativo a la fauna. Los expertos han detectado un total de 137 especies diferentes en los Meandros del Nora: 11 anfibios, 76 aves, 32 mamíferos, 5 peces y 8 reptiles. Según la catalogación 8 de ellos serían singulares o de especial interés y otros 17 estarían en situación vulnerable o de peligro, como es el caso de la rana patilarga, la salamandra rabilarga y la salamandra común, en el caso de los anfibios. En cuanto a las aves, habría 6 en estado vulnerable: el cernícalo vulgar, el colirrojo real, el alimoche, el gavilán común, el halcón peregrino y el pico picapinos. De los 32 mamíferos señalados serían vulnerables la rata de agua y cuatro tipos de murciélagos, entre ellos el de cueva, de interés especial. Además se ha detectado que el entorno es compatible con la existencia de 5 tipos de peces, el salmón, totalmente en peligro y la anguila, la colmilleja y la trucha común, en estado vulnerable.

Asimismo, en su diagnóstico el documento otorga un alto valor hidrológico y geológico a todo el cauce del río, así como un valor máximo al grado de naturalidad del hábitat fluvial, acuático y de roca. Sin embargo, y a pesar de estar protegidos por figuras de especial protección como Monumento Natural o Zona de Especial Conservación de la Red Natura 2000, los Meandros del Nora no son ajenos a las injerencias de plantas invasoras. Un total de 12 especies ha detectado este estudio, entre ellas el plumero de la pampa. La ubicación de estas extranjeras coincide siempre con las zonas colindantes con la población. Además existen otras zonas ambientales degradadas por vegetación alóctona en el entorno, como es el caso de la península comprendida entre la presa de Priañes y el río Nalón. Flaco favor ha hecho a la conservación y equilibrio de los Meandros del Nora el paso cercano de la autovía del interior. Los técnicos han detectado en la zona colindante a la autovía niveles de 74 decibelios a cualquier hora, lo que repercutiría negativamente sobre las condiciones de tranquilidad y sosiego de personas y fauna.

El trabajo encargado por el Ayuntamiento de Oviedo también ha realizado un análisis pormenorizado del estado del patrimonio cultural, arquitectónico y etnográfico, para valorar su atractivo, de cara a una recuperación global del entorno. De este modo, se han inventariado en la zona 150 elementos, 70 en Las Regueras, 81 en Oviedo y 3 a ambos lados: dos puentes y los restos de una pasarela, todos sobre el Nora. En total se han localizado 20 yacimientos arqueológicos, 67 hórreos y paneras, 38 viviendas, 4 molinos, 3 puentes y pasarelas, 6 fuentes y lavaderos, 1 potro de ferrar, 1 cuadra, 1 calero, 1 iglesia, 1 escuela y 12 construcciones bélicas.El diagnóstico tampoco es favorable respecto al estado de conservación del patrimonio. El estudio determina que la situación general es mala, por el estado de ruina de algunos elementos de interés relevante, el deterioro o abandono de otros y las intervenciones negativas realizadas. Destaca, asimismo, la escasez de recursos destinados hasta la fecha para su estudio y conservación.

La zona cuenta además con dos elementos declarados declarados Bien de Interés Cultural: la Cueva de las Mestas, en Tahoces, descubierta por el Conde de la Vega del Sella en el año 1916, y la iglesia Prerrománica de San Pedro de Nora. En este apartado el estudio repara en una senda ya existente pero que precisa conservación que comunicaría, en dos tramos, el Prerrománico de Oviedo y el de Las Regueras. El tramo de Oviedo desciende por la ladera desde el alto hasta el río Nora, entre Brañes y La Vega. Desde allí alcanza el puente de Gallegos y enlaza con la parte de Las Regueras, que va descendiendo desde Quexu hasta el bosque de ribera del río Nora y San Pedro. Uno de los objetivos planteados inicialmente por el Ayuntamiento de Oviedo y que enlazaría con otros proyectos ya en marcha es la recuperación de esta ruta. El estudio tampoco olvida el paso por la zona del Camino Primitivo a Santiago de Compostela, lo que refuerza de manera positiva su potencial.

Deje su comentario

Diario digital del Camín Real de la Mesa