Publicado el: 27 Ene 2018

El cementerio de Grao tendrá un mausoleo para los represaliados del franquismo

La reforma prevista por el Ayuntamiento incluye un espacio para dar “un reposo digno” a los cuerpos de las fosas comunes

Un homenaje, en la zona del cementerio de Grao donde se construirá el mausoleo

La Voz del Cubia/ Grao
En el antiguo cementerio civil de Grado habrá un espacio para dar “un reposo digno” a los represaliados del franquismo que puedan ser exhumados de las fosas comunes que hay en el concejo. Las obras de construcción del mausoleo se acometerán a la vez que la reforma del camposanto, con el objetivo de disponer de un lugar adecuado en el que puedan ser depositados los cuerpos que sean recuperados de los enterramientos ilegales, en aplicación de la Ley de Memoria Histórica.
El objetivo de la construcción de este espacio es disponer de un lugar donde puedan depositarse los restos de las personas asesinadas que están en la actualidad enterradas en las 14 fosas identificadas en el concejo de Grado, que no han sido exhumadas. “Puede haber cuerpos que no sean reclamados por las familias, que ya no tengan a nadie, o bien familiares que quieran que sus seres queridos sean enterrados allí”, señala el alcalde moscón, José Luis Trabanco.
La obra responde a un compromiso político del gobierno municipal, “no para reabrir viejas heridas, sino precisamente para lo contrario, para cerrarlas de una vez, con la dignidad y el respeto que merecen todos los muertos”, señala el concejal Plácido Rodríguez.
No hay, sin embargo, perspectiva cercana de ocupación para este futuro mausoleo, ya que no hay ningún proyecto en ciernes para exhumar las 14 fosas comunes datadas en el concejo de Grado. “Como Ayuntamiento no tenemos presupuesto para acometer estas exhumaciones, aunque sí vamos a aportar nuestra parte, un lugar digno en el que puedan descansar cuando finalmente se cumpla la ley y las fosas sean exhumadas”, señala Rodríguez, que cuestiona la falta de medios económicos y de compromiso por parte del Gobierno central, “que parece querer que el problema se solucione por el método de que ya no quede nadie que recuerde, no queden supervivientes”. Pese a esta falta de voluntad política, Rodríguez cree que una parte muy importante del trabajo se ha hecho, “identificar los lugares donde están enterrados, antes de que no quede ningún testigo”.
El lugar elegido para levantar el mausoleo es el antiguo cementerio civil, un espacio que estuvo separado por un muro del resto de los enterramientos hasta la llegada del primer gobierno democrático de Grado tras el franquismo. Es una zona donde reposa algún ilustre del concejo, como Julio César Estrada, con calle en la villa, fallecido en 1908 y editor de “La Justicia de Grado”, y fundador de las primeras sociedades agrícolas.

Deje su comentario

Diario digital del Camín Real de la Mesa