Publicado el: 27 Oct 2018

Grado expone 250 objetos de la Guerra Civil “para que no se olvide la historia”

La muestra fija, que estará instalada en el Etnográfico, permite al visitante ver de cerca armas, trincheras, objetos de logística, banderas, esculturas, mapas y materiales reales encontrados mayoritariamente en el concejo y cedidos por particulares y por Arama

Un momento de la presentación

 

F. Romero / Grado

Grado inauguró hoy su Museo de la Guerra Civil, un espacio situado dentro del Museo Etnográfico que expone unos 250 objetos relacionados con la contienda bélica de 1936 obtenidos mayoritariamente en el concejo y cedidos por particulares y por la Asociación Arama, impulsora de este museo. Al acto, muy concurrido, acudieron el alcalde, José Luis Trabanco y el concejal de Cultura, Plácido Rodríguez, así como el presidente de Arama Artemio Mortera y el vicepresidente del Frente del Nalón Enrique Menéndez y los portavoces de N.AA. y Foro. El museo irá ampliándose con las donaciones que se sigan recibiendo. La última, un proyectil de 150 mm recogido por un vecino en Castañedo que sabe exactamente el lugar y la fecha en que cayó.

El museo, que abarca unos 100 metros cuadrados en un lateral del Etnográfico, dispone de vitrinas con diverso material bélico de la contienda, ametralladoras y restos encontrados en las ruinas del cuartel de Simancas de Gijón y hasta una escultura franquista que estuvo instalada en el parque de San Antonio hasta los años 50 en que se “escondió” en el cementerio por la entonces corporación. Hay además recreaciones de una zona médica de campaña, un equipo de cocina móvil donado por la Asociación ‘Trubia 1916’ y trincheras, con las banderas de los diversos sindicatos y partidos contendientes.

El concejal de cultura Plácido Rodríguez agradeció a las asociaciones Arama y Frente del Nalón su colaboración en la puesta en marcha del museo, que ya arrancó en el anterior mandato corporativo con PP y Foro aunque se vio postergado por motivos “presupuestarios”, según explicó el edil de IU. También participaron en su puesta en marcha los trabajadores municipales del Ayuntamiento. Destacó el mérito del presidente de Arama Artemio Mortera pero “pese a las dificultades que se encontró logró sacarlo adelante”.

Rodríguez resaltó “la imparcialidad y el rigor de los contenidos museísticos “porque no puede ser de otra manera”. Y dijo que esta exposición debe alentar a los que lo visiten a la reflexión de lo que aquel acontecimiento histórico fue: “un golpe de Estado contra un régimen democrático, después una dictadura con 40 años represora y sanguinaria”. Considera que es importante que esta muestra sirva como base de estudio de los institutos de Grado.

Para el concejal de cultura el nombre de “guerra civil” tiene mucho de “trampa” “porque la mayoría de los que lucharon fueron obligados por los militares. Los civiles españoles no decidieron irse a la guerra. Paul Valery decía que la guerra es una masacre entre personas desconocidas que se hace por los intereses de personas que sí se conocen. En el caso de España no fue así, y combatieron personas que se conocían en una lucha fratricida. También se dice que los pueblos que no conocen su historia están condenados a repetirla pero a veces los que la recuerdan quieren volver a repetirla, por eso no caben consignas, insignias, fundaciones que hagan apología de quien fue dictador durante 40 años”, dijo.

 

 

El vicepresidente de la Asociación Frente del Nalón Enrique Menéndez destacó que aunque los objetos del museo tenían interés “lo verdaderamente interesante es que se haya hecho desde el consenso. Fue una inciatuiva de Arama con el apoyo de PP y Foro y salió adelante con IU. Es toda una lección. Se trata de un periodo que hay que divulgar y demuestra que con escaso presupuesto se puede hacer algo así”. Esta asociación ha colaborado en el proyecto decidiendo para su exposición el material que habitualmente emplea en sus recreaciones históricas y museos vivientes, como el de Candamo, con los que han creado varios espacios a modo de dioramas (puestos de mando, de socorros y una posición para arma automática.)

Por su parte el presidente de Arama Artemio Mortera destacó la importancia de valorar con museos de este tipo la historia. Agradeció a muchos particulares las donaciones cediendo piezas de su propiedad y resaltó que ninguno de los objetos expuestos se había comprado, siendo los primeros aportados por Arama. También dijo que esto era el principio y que el museo seguiría creciendo.

La escultura que estuvo varios años en el Parque de San Antonio

El alcalde, José Luis Trabanco, cerró el acto destacando la importancia de que las nuevas generaciones estudien esta guerra para que no vuelva a repetirse: “las armas nunca pueden prevalecer sobre los votos”. Hizo mención a la Ley de Memoria Histórica y a la necesidad de restituir a las familias los restos de sus familiares enterrados en las fosas. “En España, después de Camboya, somos el país del mundo que más fosas tiene con muertos represaliados y hay que cerrar las heridas enterrándolos debidamente”. Recordó que el proyecto de remodelación del cementerio de Grado ofrece espacios para que esas familias puedan enterrar a las personas que se recuperen de las cunetas y recordó que en Grado todavía quedan fosas como la de El Rellán, con más de 150 asesinados por la represión franquista. Acabó el acto pidiendo “verdad, justicia y reparación”.

 

 

 

 

Deje su comentario

Diario digital del Camín Real de la Mesa