Publicado el: 23 Ene 2019

Sobre la candidatura del alcalde de Somiedo

Josefina ÁLVAREZ

Portavoz de Foro Somiedo

Se anuncia ahora interesadamente por el Alcalde de Somiedo que se presentará nuevamente a la reelección tras casi 24 años de mandato que le convierten en un político profesional cuyo único medio de vida a día de hoy es cobrar de lo que los somedanos pagamos con los elevados impuestos a los que nos somete. Ese es su verdadero interés en una reelección que, de confirmarse por el PSOE, estaría manchada de indecencia y carente de toda ética.
En el pulso que Fervienza está echando a la FSA, que guarda silencio, se aprecia únicamente su interés personal por mantenerse a toda costa en el cargo junto con el de los estómagos agradecidos de la Agrupación Socialista de Somiedo, que se atreven a elegir como candidato a alguien que no cumple con los requisitos establecidos en su propio partido.
Belarmino, por mucho que les pese, tiene juicio oral abierto por un presunto delito de prevaricación. En el auto de apertura de juicio oral le acompaña la mayoría absoluta de nuestro Pleno municipal: el teniente de alcalde, José Luis Valle, y otros tres concejales, Angelita García, Alfonso Menéndez y Azucena Lorences. Cinco en total, cinco corporativos que se sentarán en el banquillo y que serán juzgados por un delito grave por el que el Ministerio Fiscal pide 14 años de inhabilitación.
El Alcalde miente. Miente porque falta a la verdad con plena consciencia. La prevaricación, del art. 404 del Código Penal es un delito grave, no leve, como él manifiesta. El Reglamento Federal del PSOE que desarrolla el Código Ético del PSOE obliga a dimitir de su cargo a quienes se les abra juicio oral por delitos graves.
Además, miente porque será juzgado por un presunto delito de corrupción. Le guste o no al Alcalde, la prevaricación es un delito de corrupción, así lo dice el Consejo General del Poder Judicial, o la propia juez Alaya que tilda la prevaricación como “la madre de todos los delitos de corrupción”.
Con ese currículo, el Alcalde de Somiedo, que vive únicamente de ese cargo público, no puede presentarse por el PSOE a la alcaldía de Somiedo en mayo. Es más, debe dimitir inmediatamente de su cargo, junto a sus colegas enjuiciados. Mientras tanto, la Agrupación Socialista de Somiedo ya puede pensar en otros nombres para encabezar y hacer su lista electoral, porque lo que están proponiendo es un escándalo que va contra la regeneración a la que aspira el PSOE de Pedro Sánchez, al menos de puertas para afuera.
La complicidad que promueve Barbón con su silencio nos obligará a acudir a Ferraz, para que desde Madrid resuelvan el escándalo al que nos someten día sí, día también, los socialistas somedanos.

Deje su comentario

Diario digital del Camín Real de la Mesa