Publicado el: 03 Nov 2020

El caminante en tiempos oscuros

Luis GARCÍA DONATE

Muy buenas, estimado público, este vuestro servidor vuelve un mes más con algo que contar y la sincera esperanza de que ese algo sea de vuestro provecho y agrado. Si os place, pongámonos manos a la obra, pues hay mucho que decir.

Somos historia y somos historias, cada pueblo tiene sus mitos y sus cuentos susurrados desde el principio de los tiempos junto a las hogueras para darse valor unos a otros en la oscura noche de los tiempos. Más tarde vinieron las versiones “modernas” de esos mitos, como algunos dicen que son los superhéroes para las generaciones actuales. Cantares, gestas y novelas en las que con ficción buscamos ver o representar algo que no existe y por esa ficción, según los filósofos griegos hallamos la purificación del espíritu, pero esa es otra historia. Pongo esto de las historias de cada pueblo sobre la mesa para hablar como ya hicieron tantos otros antes que yo, de un loco inconformista que con todos esos pájaros que tenía bajo el yelmo volvió cuerdos a muchos e iluminó a otros, se trata de Don Quijote de la Mancha. Muchas veces desde que cayó en mis manos la crónica de sus aventuras y desventuras hace ya años y más en estos tiempos, me pregunté qué pensaría aquel loco tan lúcido si viera el fregado tan increíble que tenemos, por desgracia a todos los niveles. Vendría al paso, lanza en el estribo y el abollado yelmo de Mambrino sobre la cabeza y con gesto de sorpresa murmuraría : “Más se me asemeja lo que aquí ocurre Sancho, a las artes del malvado Frestón que a cualquier otra cosa que haya visto, créeme si te digo que este tiempo futuro es todo oscuro encanto y poca verdad”. Así lo creo, me parece una respuesta muy propia de nuestro querido caballero andante que sabía ya en aquellos tiempos o mejor dicho lo sabía Cervantes que en tiempos oscuros uno ha de ser caminante pero no con los pies habituales sino con las alas de la fantasía, pues si uno mantiene los pies en la tierra y no enloquece en ensoñaciones como nuestro buen hidalgo, hará el trance mucho más agradable.

Hasta aquí llega el artículo de este mes, espero que resulte tan satisfactorio como siempre. Manteneos a salvo y no olvidéis la sana dosis de fantasía arriba descrita, hasta en tiempos oscuros uno debería soñar con viejos tesoros , mitos o lo que a cada uno le plazca más y mejor. Dicho esto, me despido, hasta más ver.

Deje su comentario

Diario digital del Camín Real de la Mesa