Publicado el: 20 Nov 2020

El conductor sorprendido a 217 por hora en la autovía a Grado pierde el carné de conducir

El Juzgado ha asumido las tesis del Fiscal y prohíbe al joven conducir durante dos años, lo que conlleva la pérdida del permiso, además de al pago de una multa de 2.160 euros

Autovía A-63, donde ocurrieron los hechos / A. P. F.

Redacción/Grado

El joven sorprendido en 2018 circulando a 217 kilómetros por hora por la A-63 a la altura de Grado perderá el carné de conducir, y tendrá que pagar una multa de 2.160 euros. El Juzgado ha asumido las peticiones de la Fiscalía, condenando al joven como un autor de un delito contra la seguridad vial, por lo que le impone el pago de una multa de 9 meses a razón de 8 euros diarios (2.160 euros), «con la responsabilidad personal subsidiaria de un día de privación de libertad por cada dos cuotas no satisfecha, y privación del derecho a conducir vehículos a motor y ciclomotores durante 2 años, lo que implica la pérdida del permiso de conducir. El acusado podrá obtener nuevamente el carnet una vez transcurridos 12 meses desde la finalización del periodo de privación, si previamente, y con carácter obligatorio, superara un curso de sensibilización y reeducación vial y posteriormente, las pruebas determinadas reglamentariamente. La sentencia no es firme y contra ella cabe recurso de apelación.

El juez consideró probado que «a las 13,10 horas del 5 de diciembre de 2018, el acusado conducía un coche propiedad de su madre a la altura del punto kilométrico 16,800 de la autovía A- 63 (La Espina-Oviedo), término municipal de Grado, en dirección Oviedo, a una
velocidad de 217 km/hora. La máxima permitida en ese punto es la genérica para las autovías, es decir, 120km/hora. Los agentes encargados del cinemómetro dieron aviso a otra patrulla de la Guardia Civil de Tráfico que les precedía para que interceptaran el vehículo que conducía el acusado. Este, al detectar la presencia de un coche oficial de la Guardia Civil, disminuyó drásticamente su velocidad, llegando a detener su vehículo al margen de la calzada cuando los agentes le dieron el alto. No obstante, al llegar el coche oficial que llevaba el radar al lugar donde se había detenido, el acusado reanudó la marcha a toda velocidad. La patrulla salió tras él pero, debido a la gran velocidad que llevaba, decidieron interrumpir la persecución».

Deje su comentario

Diario digital del Camín Real de la Mesa