Publicado el: 21 Dic 2020

Los filiales asturianos, síntoma de la buena salud del fútbol de la región

No hace mucho tiempo, el Real Oviedo vagaba por los campos de tercera división, con un presupuesto muy pobre, intentando sobrevivir a las deudas, y soportado por una masa social que nunca dejó de lado a su equipo. Por su parte, el Sporting de Gijón no ha tenido que sufrir tanto como sus vecinos de Oviedo, siempre a caballo entre la primera y la segunda división, con temporadas realmente magníficas. 

Ambos equipos asturianos están compitiendo por lograr el ascenso a LaLiga Santander y ser uno de los equipos favoritos en las apuestas a la Liga Española, en parte por las grandes plantillas que han confeccionado, y en buena medida también por la buena salud de la que gozan sus canteras en la actualidad.

Derbi asturiano en Segunda División B

Para el Sporting de Gijón B es su cuarta temporada en la categoría de bronce del fútbol español, mientras que para el filial ovetense es su tercer año en esta división, por lo que ambos equipos llevan poco tiempo desde su regreso. Hay que tener en cuenta que mientras que los primeros equipos no asciendan, los filiales no pueden ascender más, por lo que ahora mismo estos filiales están tocando techo y compitiendo a máximo nivel de sus posibilidades.

El pasado 5 de diciembre se disputó el último derbi de filiales, que concluyó con la victoria a domicilio del Real Oviedo B por 0-1. El encuentro, que estuvo marcado por la lluvia,  tuvo toda la emoción e intensidad que se presumía antes del choque y se decidió por la mínima con un tanto de Vanderson en el minuto 70 de partido. Fruto de esa intensidad hubo expulsiones por ambos bandos, síntoma claro de las ganas que tienen los chicos de demostrar y ser partícipes también en sus primeros equipos.

Gran noticia para el fútbol asturiano

Al margen del resultado, la gran noticia es poder percibir la buena salud de la que gozan actualmente los dos máximos equipos de Asturias y sus filiales. El objetivo de ambos equipos es el ascenso a la 1º División RFEF, una categoría nueva inmediatamente inferior a LaLiga SmartBank, que será considerada como profesional, y a la que todos los equipos quieren aspirar en la temporada más igualada que se recuerda en Segunda División B.

Actualmente, ninguno de los dos filiales se encuentran entre los mejores 20 equipos de los 102 que militan este año en la categoría, aunque la situación del Real Oviedo B es mucho mejor que la de los chicos de Mareo, más cerca de los puestos de abajo que de los de arriba, aunque todavía queda más de la mitad de competición por delante para recuperar posiciones.

El próximo derbi de filiales asturianos será a principios de marzo. Esperemos que para esas fechas ambos equipos estén muy cerca de lograr sus objetivos y los mayores también vayan camino de meterse en puestos de playoff a LaLiga Santander. De no ser así, no hay motivos para preocuparse, porque la salud de los grandes equipos asturianos es la mejor que se recuerda en las últimas décadas.

Deje su comentario

Diario Comarcal Independiente