Publicado el: 14 Ene 2021

“En Las Regueras ha crecido el número de emprendedores”

Carmen García se despide tras 29 años en Caja Rural con buenos recuerdos y algún susto, como cuando la encañonaron en un atraco

Carmen García/ Foto de Esther Martínez

Esther Martínez/ Las Regueras

Carmen García nació en Llerandi (Parres) y vive en Oviedo, pero en los últimos veintinueve años, consideró a los regueranos como “mis otros vecinos”. Su trabajo como empleada de la sucursal de la Caja Rural de Las Regueras, consiguió crear un vínculo tanto en lo profesional como en el afectivo, con los usuarios de la entidad, que destacaban en su despedida, su carácter amable y tranquilo, y su eterna sonrisa, que hacía que los trámites a veces engorrosos y difíciles, fueran más llevaderos. Los regueranos le tributaron un cálido homenaje en su despedida, el día 11 de diciembre, a las puertas de la oficina, a la que llegó por un mes en 1991 y se prolongó hasta estos días. La auxiliar de la farmacia, Lisy Valdés y la concejala de Ciudadanos de Las Regueras, Maryan Sampedro, fueron las encargadas de organizar la despedida en la que colaboraron unas doscientas familias. Un bolso, unos pendientes y flores fueron los obsequios que recibió, y también en nombre del Ayuntamiento, su alcaldesa, Maribel Méndez el entregó un detalle conmemorativo. Carmen García, empezó siendo telefonista, cuando se incorporó a Caja Rural hace 40 años. “En aquella época, eran solo once las mujeres que trabajaban en la Caja, hasta hoy, que algo más de la mitad de los empleados de la empresa son mujeres y ocupando puestos de responsabilidad. En eso sí que notamos cambio”, afirma. Desde que llegó en 1992, el paisaje, el paisanaje y la economía de Las Regueras ha sufrido cambios importantes. “Cuando empecé había muchas ganaderías y hoy lo que hay son muy pocas pero sin embargo el número de cabezas de ganado aumentó. También es destacable la cantidad de nuevos emprendedores y la diversificación de la economía. Desde hace varios años, en la Caja apoyamos la labor de muchos profesionales que viven en la zona rural pero que no tienen profesiones relacionadas con el campo. Esto en Las Regueras es palpable”, continúa Carmen, quien también afirma que el concejo ha sufrido una importante evolución, en cuanto a movimiento asociativo, actividades culturales y eventos festivos. Uno de los peores momentos de su vida profesional, fue el atraco que sufrió hace unos años. Encañonada por una chica y con dos hombres apostados en un coche en la entrada, esperando por el botín. En otras cuatro ocasiones la sucursal de Santullano, fue objeto de robos nocturnos, sin que en ninguno de los casos hubiera que lamentar más que daños materiales y económicos. “Esa anécdota fue lo único negativo que me llevo de mi trabajo en el concejo. En lo positivo el agradecimiento a todos los vecinos por el trato recibido y por la despedida tan emotiva.”, concluye Carmen García.

Deje su comentario

Diario digital del Camín Real de la Mesa