Publicado el: 02 Feb 2021

Reflexiones

Por Loli GALLEGO

Estoy llegando a una edad en la que cada vez se acerca máspor ley natural, el final de mi existencia. No siento miedo pues sé que es algo natural y lo tengo asumido, está dentro de mí.

Cuando  piensas en el  tiempo transcurrido, desde que un día del mes de abril se abrieron mis ojos a la luz, me doy cuenta, y después de vivir tantos años, me asomo a la ventana de mis recuerdos, veo pasar mi vida como el río, que cuando nace en sus fuentes lo hace de una forma tranquila, alegre, cantarín y vocinglero; propio de la edad de la niñez, cuando el tiempo no se  mide, solo se vive.

El siguiente paso de la vida es bronco, tumultuoso, como ese río que por la pendiente baja, sin fijarse en los obstáculos, inconsciente, no reparando en la gente que vive a su alrededor solo vive su propio yo. Es la edad de la adolescencia, donde todo se contesta, donde solo tú tienes razón y nadie te comprende. Es la edad más peligrosa: o vas a una madurez  en valores que harán de ti una persona equilibrada y serena, o lo harás hacia los peligros que existen en la sociedad.

Poco a poco, el río que era tan loco, se serena, se aposenta, comenzando una madurez sensata; es el momento de las grandes decisiones, del encauzamiento del futuro, de las reflexiones profundas, del caminar dando los pasos para llegar a la meta que te has marcado.

El río se ensancha en su cauce, va perdiendo la bravura, va adquiriendo el bagaje de las experiencias, de las vivencias vividas, de los conocimientos adquiridos y su recorrido se hace lento, apacible, sereno.

Finalmente en su recorrido llega al mar; el mar de toda una vida vivida en plenitud, con tristezas y alegrías, con dolor y esperanza, pero con el sentimiento de haber vivido una vida plena.

Así como el río recorre distintos tramos desde que nace en su fuente hasta que desemboca en el mar, del mismo modo ha transcurrido mi existencia en etapas que en este momento está en la que  llaman de la tercera edad. Para mí es la etapa de la plenitud, la de dar gracias a Dios por haberme dejado llegar hasta aquí.

Y es por lo que pretendo hacer un recorrido por mi vida contemplando los pasajes de la misma, unas veces como protagonista, otras como observadora, ya que desde la ventana de mis recuerdos se ven pasar los acontecimientos que sucedieron y ocurrieron a mi alrededor.

Sirvan estos pensamientos no solo para recodar lo que viví, sino para describir los momentos por los que, a través  de  mis recuerdos, evolucionó en estos años este concejo, pasando de una vida de precaria subsistencia a otra de acomodo y modernidad.

Echo de menos la sociedad asentada sobre valores como la solidaridad,la buena vecindad, el compartir los momentos difíciles y las alegrías. El progreso estaba aún en ciernes y la globalización no existía.

Mi espíritu y forma de ser siempre fue rural. Amé y amo la naturaleza y me siento identificada con las gentes de estas zonas por su sencillez, por su franqueza y por su acogedor modo de ser.

Cuento un pasaje de mi vida: cuando tendría cuatro o cinco años me llevaban a Oviedo a casa de los abuelos maternos. Me era imposible pensar que me dejarían allí unos días. Comencé a llorar y el abuelo por consolarme me decía ,”moza quédate que aquí vas a ser una señorita”. El llanto se  hacía mas intenso y entre lágrimas respondía ,»no quiero ser señorita, quiero ser aldeana”.Y como no había nada que hacer mi madre me regresaba a Proaza.

No me tocará verlo, pero estoy convencida de que  la zona rural volverá otra vez a repoblarse y las personas serán más felices, pues la libertad que encontrarán les hará romper las ataduras de la globalización que pretende hacer nuevos siervos.

Comentarios:
  1. PICO FORCADAS dice:

    Loli lo que es por mi tengo un gran recuerdo eres una de las personas que esta en mi memoria por tu personalidad, exposición de tus ideas, conocimientos, sensatec aunque no estaba en tu grupo, soy un fiel seguidor de tus escritos.
    Hace poco me encontre con un amigo y salió el comentario de cuando pasabas en bicicleta aquella bici verde que con tanto cariño veias a D. Antonio en la acera hacer un mantenimiento tan riguroso.
    ANIMO Y SIGUE LUCHANDO QUE CADA NUEVO DIA ES UNA GRAN VICTORIA, SABES QUE TIENES MUCHOS SEGUIDORES Y TODOS TENEMOS MOMENTOS DE BAJON PERO LA VIDA ES MUY BELLA.

Deje su comentario

Diario Comarcal Independiente