Publicado el: 25 Feb 2021

Cogersa y los municipios se preparan para el ‘cubo marrón’

El Consorcio para la Recogida de Residuos celebra una jornada sobre la recogida separada de restos orgánicos, que será obligatoria para concejos de más de 5.000 habitantes a partir del 31 de diciembre de este año, y para todos en 2023

El vicepresidente, Juan Cofiño, anuncia que se subvencionará a los Ayuntamientos con 5 millones de euros en los próximos cinco años

La gerente de Cogersa, Paz Orviz; el vicepresidente, Juan Cofiño, y la viceconsejera de Medio Ambiente y Cambio Climático, Nieves Roqueñí.

Redacción/Grado

Los municipios asturianos y Cogersa se preparan para la implantación del ‘cubo marrón’, para los residuos orgánicos, un reciclaje que será obligatorio para todos los concejos de más de 5.000 habitantes a partir de enero del año que viene. El sistema, que se implantó en Grado con una experiencia piloto, tendrá que instaurarse en Salas a partir del 31 de diciembre. El resto de los concejos de la comarca tienen algo más de margen, pero han de afrontar el cambio. Para aclarar dudas y facilitar la transición, Cogersa celebra hoy una jornada municipal sobre gestión de bioprresiduos, que ha sido inaugurada por el vicepresidente y consejero de Administración Autonómica, Medio Ambiente y Cambio Climático, Juan Cofiño, que  ha anunciado que su departamento destinará 5 millones en ayudas a los ayuntamientos durante el próximo lustro. Además, otros cinco millones se dedicarán a la ampliación de las instalaciones de reciclado de materia orgánica y otros flujos de residuos recogidos separadamente.

Cofiño ha destacado que el papel de los ayuntamientos es “decisivo” en la recogida separada y ha puesto de relieve los “pasos que están dando todos ellos en la mejor dirección”. No obstante, ha advertido de que lo realizado hasta la fecha “no es suficiente”, por lo que “desde el Gobierno de Asturias y desde Cogersa no se escatimarán recursos” para lograr los objetivos.

El vicepresidente ha valorado la gestión del consorcio: “ha hecho sus deberes, con una planta de biometanización que procesa, de manera alternativa, la fracción orgánica de residuos municipales (domésticos y comerciales) clasificados en origen”. La explotación y amortización de esta infraestructura, en la que Cogersa invirtió 16 millones, supone un gasto de 1,8 millones anuales para el consorcio, que no repercute en los ayuntamientos.

Además, en los últimos cinco años, Cogersa ha subvencionado a las entidades locales con 2,5 millones, dirigidos a la implantación de la recogida separada de biorresiduos.

En la jornada celebrada esta mañana han participado, además del consejero, la subdirectora de Economía Circular del Ministerio para la Transición Ecológica, Margarita Ruiz Saiz-Aja; la viceconsejera de Medio Ambiente y Cambio Climático, Nieves Roqueñí; la gerente de Cogersa, Paz Orviz; el director técnico  de la Diputación de Pontevedra, Carlos Pérez Losada, y la jefa de Calidad Integral y Desarrollo del consorcio, Elena Fernández, así como numerosos técnicos y representantes municipales.

El encuentro se ha organizado con el propósito de alentar a los municipios a implantar el modelo de separación y gestión de biorresiduos más adecuado a su realidad y a concienciar a la ciudadanía sobre la importancia de la correcta separación en los hogares.

Los ponentes han tratado aspectos legislativos y han debatido sobre las metas que se deben alcanzar a corto plazo para conseguir la separación masiva de residuos y la minimización de la bolsa negra, aquella que se destina al contenedor mezcla.

La implantación del quinto contenedor -el marrón- en las localidades más pobladas, el establecimiento de áreas de compostaje comunitario y la generalización del compostaje doméstico en áreas rurales son las vías para evitar que los biorresiduos acaben en el vertedero, opción restringida por ley en la actualidad y que estará prohibida en un futuro próximo.

Deje su comentario

Diario Comarcal Independiente