Publicado el: 13 Jul 2021

La generosidad de una familia de Grao

Por Alfredo G. HUERTA

Es la mayor donación al municipio desde el inicio de la democracia». Así se expresaba José Luis Trabanco, alcalde de Grao, el 14 de setiembre de 2018 cuando, acompañado de Pilar Llorca y Leticia Sobrino, hija y nieta de Maruja López, propietaria mayoritaria del edificio donde estuvo ubicado almacenes Miranda- popularmente conocido como “El Truco”- mandado edificar por sus tíos a principio de los años cincuenta, anunciaba su cesión al Ayuntamiento para construir un centro cultural.

Para valorar la oferta que en materia de cultura ofrece hoy Grao debemos tener en cuenta de dónde venimos. Los adolescentes que crecimos en plena dictadura solo pudimos disfrutar en la villa de dos instalaciones culturales: un pequeño local en el parque de Arriba donde el maestro Ros impartía a un reducido grupo de muchachos clases de solfeo y la “biblioteca” municipal; la entrecomillo porque tengo mis dudas de que, dado el escaso número de libros y sobre todo su contenido, en muchos casos adoctrinador del régimen gobernante, merezca esta denominación. La biblioteca, junto a Auxilio Social, Sección Femenina, oficinas de Falange… estaba ubicada en la llamada Casa de España, cuyo bajo ocupaba la conocida ferretería Casa Grande, un inmueble que al finalizar la guerra civil le fuera confiscado a la familia del alcalde republicano, Carlos Barredo, asesinado al principio de la contienda.

Pilar Llorca y Leticia Sobrino junto al alcalde José Luis Trabanco el día que anunciaron la cesión del edificio (detrás)

La remodelación del palacio Miranda, en los últimos años del pasado siglo, para convertirlo en la Casa de la Cultura, marcó un antes y un después en el panorama cultural del concejo moscón. Sus espacios expositivos, la sala polivalente y el precioso patio interior, además de la capilla de los Dolores, son profusamente utilizados para la celebración de diversas actividades. Sus centenarias paredes también alojan la Biblioteca Pública y el Aula de las Metáforas dedicada a la poesía. El museo etnográfico ubicado en el polígono industrial de La Cardosa, que pronto estará representado con una muestra en el Palacio Fontela, la Escuela de Música en el antiguo colegio del Sagrado Corazón y los numerosos actos de carácter cultural que se organizan a lo largo del año, hacen que Grao sea un auténtico referente en la comarca que, sin duda, quedará potenciado con la construcción del nuevo centro cultural, cuyo céntrico emplazamiento hará que sea muy beneficioso para la villa moscona también desde el punto de vista económico. Este centro albergará el ansiado auditorio ampliamente demandado por los vecinos y, de forma muy especial, por la Asociación Amigos de Grado, que recientemente ha elegido Moscón de Oro a la familia González Miranda.

Esta familia de origen humilde, a partir de los primeros años del siglo XX y durante la gestión de los hermanos Manuel y Clara, llegó a lograr una importante fortuna. Sus vecinos, especialmente los más próximos a su domicilio, sabemos la ayuda que prestaron a los más humildes en tiempos de extrema escasez. Tanto en su almacén como en la farmacia de su propiedad jamás se les negó auxilio a estas gentes necesitadas. En el pueblo era sobradamente conocida la ayuda que Almacenes Miranda prestaba a los pequeños negocios con dificultades económicas. Estoy seguro de que los hermanos Miranda estarían orgullosos de unos herederos que, con la generosidad demostrada con esta donación, hacen hoy posible el auditorio tan esperado por los moscones.

Deje su comentario

Diario Comarcal Independiente