Publicado el: 19 Jul 2021

Los expertos piden «más contundencia» para espantar osos en las zonas pobladas

OTEA y las fundaciones Oso Pardo y Oso de Asturias presentan el decálogo de turismo responsable en territorio oseros y consejos ante encuentros fortuitos con algún ejemplar

FOA y FOP muestran su oposición a la implantación de parques eólicos en zonas protegidas o sensibles por su riqueza en biodiversidad y piden que se busquen otros espacios menos dañinos

De izda. a dcha., Guillermo Palomero, Nicanor Fernández, José Luis Almeida y los coordinadores de la patrulla oso y guardas rurales

F. Romero / Oviedo

Las dos fundaciones oseras que actúan en Asturias, Fundación Oso Pardo y Fundación Oso de Asturias, han pedido más contundencia en las medidas aversivas contra los plantígrados que se acercan a las poblaciones. Lo dijeron hoy en la presentación de la campaña para divulgar en la hostelería el decálogo de turismo responsable y los consejos para saber afrontar situaciones de encuentros fortuitas con osos. Además, las dos fundaciones coincidieron en expresar su oposición a que los macroparques proyectados en el suroccidente y que afectan a zonas oseras como Somiedo y pideron que su instalación sea en lugares en donde no se dañe a la biodiversidad «que los hay». También acudieron a la presentación de la campaña los coordinadores de las patrullas oso y de la guardería rural, que recibieron halagos por su labor.

La patronal hostelera OTEA, en colaboración con las dos entidades, ha puesto en marcha una campaña informativa para que los turistas que se acerquen por las zonas oseras sean «responsables». Para ello se distribuirán miles de folletos en bares, sidrerías, restaurantes, hoteles, campings, casas rurales y locales nocturnos de ocio. El presidente de Otea, José Luis Álvarez Almeida agradeció la labor que han hecho las dos fundaciones por el oso en Asturias «gracias a lo cual hoy se puede decir que Asturias es una zona osera, lo que atre el turismo. Y lo que queremos ahora es que nuestros turistas se comporten con responsabilidad, con respeto a la fauna y a la naturaleza. El oso en Asturias ha permitido desestacionalizar y dinamizar nuestro turismo». Almeida adelantó que su asociación va a emprender también iniciativas para concienciar a los niños sobre el oso.

El presidente de la Fundación Oso de Asturias, Nicanor Fernánez, habló de que la recuperación del oso en Asturias «es un proyecto de éxito» pero «hay que seguir profundizando en la convivencia con vecinos y visitantes» que Fernández calificó de «espléndida». El presidente de FOA considera que la campaña es importante «por la capilaridad  de la hostelería en las comarcas oseras».

El presidente de la Fundación Oso Pardo, GuillermoPalomero, considera fundamental este tipo de campañas «hay que informar a los vecinos, a los que se van a cazar, a los montañeros, a los senderistas, a los observadores…». Recordó que si entre 2016 y 2018 la población osera se situaba en 350 ejemplares en la cornisa cantábrica, el censo genético que se está elaborando en la actualidad dará «con toda seguridad» cifras mayores «aunque hay que tener en cuenta que el crecimiento demográfico del oso es, como son los propios osos, muy tranquilo». Esos datos, que aún no han sido publicados, están unificados en las cuatro comunidades autónomas del Cantábrico en donde existen ejemplares de oso pardo.

Osos cerca de poblaciones

Guillermo Palomero considera que las medidas aversivas de disuasión de osos en las zonas pobladas por parte de la Administración deben de ser «más contundentes». «La receta es muy clara. Los osos siempre se acercaron a loas poblaciones a buscar fruta y maíz. Antes lo hacían más discretamente porque se sentían amenazados. El comportaniento es el mismo pero ahora no se sienten amenazados. Suelen ser jóvenes u osas con crías que han sido hostigadas por machos. Ven que hay comida fácil en los entornos urbanos y aunque son muy pocos casos  hay que intervenir inmediatamente porque generan alamra social muy razonable. Me consta que los guardas ya están actuando, pero deben hacerlo más intensamente con armas, petardos, balas de caucho para hacerque esos ejemplares varíen su comportamiento y acaban haciéndolo». Palomero explica que existen protocolos de aversión aprobados por todas las comunidades y que, en caso de que falle esta primera fase hay una segunda que consiste en capturar a esos ejemplares y colocarles un collar para saber dónde están y esperarles cuando bajen. «Hay incluso -señaló- una tercera fase para los más reincidentes, que es retirarlos de esas poblaciones «se hace en todo el mundo, hasta en Alaska, en donde hay menos población». Para Nicanor Fernández los casos de encuentros con osos y acercamiento a poblaciones son «estadísticamente irrelevantes, pero no deja de ser llamativo». Señaló que «no hay ningún motivo para la preocupación» y pidió un mayor trabajo en materia de prevención. En este sentido destacó el papel de los medios de comunicación a la hora de enfocar las noticias «muchas veces se habla de ataques, cuando son encuentros fortuitos», citó como ejemplo.

Parque eólicos

Las dos fundaciones oseras mostraron además su oposición a que los nuevos proyectos eólicos que se aprueben por el Principado (y que afectan a zonas oseras como Somiedo y Cangas del Narcea) se instalen en zonas de riqueza en biodiversidad o protegidas medioambientalmente. Ambos presidentes defendieron como alternativa la energía eólica, pero entienden que las administraciones deben buscar alternativas en zonas en donde causen un menor perjuicio. Nicanor Fernández confía en el buen hacer del Principado «que en las tramitaciones medioambientales son rigurosos y siempre se han decantado por preservar el medio ambiente». Por su parte, Palomero informó que la fundación que preside tiene un equipo jurídico trabajando «para velar para que no se instalen estos parques en zonas oseras».

Deje su comentario

Diario Comarcal Independiente