Publicado el: 29 Sep 2021

Luz verde a la rebaja del IBI en Grado tras diez años de subidas

Todos los grupos respaldaron la reducción del impuesto, que se aplicará en 2022 y que para PP y Ciudadanos «llega tarde y es escaso»

Trabanco recrimina al PP que cuestione el alcance de la medida: «fueron los que subieron el impuesto, y dejaron además una deuda de casi siete millones»

Pleno del Ayuntamiento de Grado

Redacción/Grado

Unanimidad pero con discrepancias. El Pleno del Ayuntamiento de Grado aprobó ayer la rebaja del IBI, una reducción del tipo impositivo que se aplicará en 2022 y que para la oposición conservadora (PP y Ciudadanos) llega tarde «y es escaso».

El tipo impositivo, que se aplica sobre los valores catastrales de los inmuebles, pasará del 0,96 actual al 0,88 por ciento, en la contribución urbana, y del 0,74% al 0,7 en la rústica. La decisión formaba parte del compromiso electoral de IU, y también del acuerdo presupuestario con el PSOE, y pone fin a diez años de subidas encadenadas, por la aplicación a plazos de la revisión catastral aprobada en tiempos del PP.

Fue precisamente el origen del elevado recibo que pagan los contribuyentes moscones lo que centró parte del debate, polarizado entre el alcalde, José Luis Trabanco, y la portavoz del PP, Patricia Álvarez. Álvarez acusó a IU de haber mantenido el recibo alto pese a contar con un elevado superávit y de que la bajada apenas se dejará sentir en los recibos. La reducción tendrá un impacto de 150.000 euros anuales, una media entre todos los contribuyentes de 11 euros, aunque la reducción depende del precio de cada propiedad, y se situará para un valor tipo de un piso en Grado en unos 30 euros, según estima la concejala de Hacienda, Marta Pravia. «El dirigente sindical Pepe Álvarez decía en la prensa que la subida del salario mínimo de 15 euros le parece una mierda. Yo no lo diría con esas palabras, pero una media de 11 euros no es mucho, desde luego», dijo la portavoz popular, que protagonizó uno de los momentos más distendidos del Pleno cuando aseguró que su partido siempre iba a votar a favor de reducir «la tensión sexual» de los vecinos. Un lapsus que corrigió entre risas de todos los presentes (el alcalde echó incluso las manos a la cabeza), aclarando que se refería a la presión fiscal. Patricia Álvarez acusó también a IU de haber impulsado una regularización catastral, para dar de alta los inmuebles ‘pirata’, con fines recaudatorios. «No esperaba que entraras ahí, Patricia, la verdad, teniendo en cuenta que el elevado recibo que se paga en Grao fue una decisión adoptada por tu partido. En 2011 decidisteis hacer una subida, revisando los valores catastrales, y han sido diez años de aumentos. No hemos podido bajar antes el IBI porque nos encontramos este Ayuntamiento como lo encontramos: con una deuda de casi siete millones de euros, que hemos ido reduciendo y que en un año y medio o dos quedará en cero. Y haciendo inversiones. Eso es gestión, está ahí para quien lo quiera ver», argumentó Trabanco. La portavoz popular insistió en que en su momento se aplicó la revisión catastral «por obligación legal» y ante las presiones del Catastro, «llevaba 14 años sin revisar, porque nadie quería ponerle el cascabel al gato».

Los concejales de la oposición, de PSOE, Ciudadanos y PP

La concejala Cristina Riesgo, del PSOE, aplaudió la bajada del IBI y destacó que se corresponde con un acuerdo presupuestario suscrito por su partido con IU, y el portavoz de Ciudadanos, José Ramón González, destacó que su partido negoció y suscribió ese mismo acuerdo. González acusó a IU de haber estado «cómodo» con el IBI alto, y también cuestionó el momento de la bajada, «demasiado tarde» para el bolsillo de los moscones. Trabanco volvió a insistir en la mala situación económica que encontraron al llegar. «por eso en nuestro primer mandato no incluimos la bajada del IBI en el programa, porque sabíamos que no íbamos a poder cumplir. Encontramos una deuda de 6,7 millones de euros, y estamos en torno al millón y medio, sin renunciar a hacer obras», dijo. Y arremetió contra la gestión de Antonio Rey (PP), «un equipo de gobierno que se encontró con la financiación extra de los Planes A y E, casi diez millones de euros, y así y todo vendió el agua, subió el IBI y pidió un crédito de un millón para pagar facturas que estaban en un cajón».

Carretera a Yernes y Tameza

El Pleno aprobó además una moción de todos los grupos políticos para reclamar a la consejería de Medio Rural y Cohesión Territorial que cambie el proyecto de reparación de la carretera AS-311 a Yernes y Tameza, para que en el tramo posterior al que está ahora en obras se modifique el trazado, de forma que se eliminen las curvas más estrechas y se garantice un ancho de calzada que permita una conducción segura.

También se debatió durante la sesión una moción de Ciudadanos sobre la situación en Cuba, de respaldo a las protestas contra Díaz Canel. El concejal Jose Ramón González denunció la situación que se vive en la isla, y la represión de las protestas populares. Destacó que recientemente viajó a Cuba para llevar ayuda humanitaria y «me estuvieron interrogando una y otra vez casi cuatro horas», un ejemplo, aseguró, de la intimidación a la que somete a sus ciudadanos el régimen castrista, «que no respeta los derechos humanos básicos». La moción fue rechazada con los votos de IU y PSOE y contó con el apoyo del PP. Cristina Riesgo acusó a González de plantear mociones «inconstitucionales» porque «suponen una injerencia en competencias de otra Administración, ya que la política exterior corresponde al Estado, no a los ayuntamientos». La concejala Marta Pravia señaló que comprende el malestar del pueblo cubano ante la situación de crisis que viven, que achacó sobre todo a los efectos del bloqueo comercial decretado por los Estados Unidos. «Seguramente se conseguiría más por el pueblo cubano y sus condiciones de vida si se cumpliera la resolución de la ONU y se rompiera por fin ese bloqueo», dijo. Y sobre los derechos humanos, zanjó: «Sí se violan los derechos humanos en Cuba: en Guantánamo».

Comentarios:
  1. Antonio dice:

    Lo que toca es una revisión catastral a la baja, y empezar a ver Grao como lo que es, un pueblo pequeño, cada vez mas pequeño.

  2. Antonio dice:

    Y en vez de poner «tras diez años de subidas», debería poner ¡TRAS UNA SUBIDA DEL 100% EN DIEZ AÑOS!

Deje su comentario

Diario Comarcal Independiente