Publicado el: 11 Oct 2021

Un indiano repara la iglesia y el cementerio de Vigaña

 Carlos Menéndez, emigrante, que tenía un restaurante en Nueva York y volvió al pueblo belmontín tras su jubilación, reparó a su costa la techumbre, el interior y hasta compró campanas, una obra que se inauguró el sábado

Los vecinos han colocado una placa en el templo agradeciendo la generosidad con el pueblo

Carlos Menéndez Colado, con la placa de agradecimiento encargada por los vecinos

Redacción/Grado

Un vecino de Vigaña que trabajó en Nueva York y volvió al pueblo tras jubilarse ha reparado a su costa la iglesia y el cementerio del pueblo de Belmonte. A la manera de los indianos tradicionales, Carlos Menéndez Colado quiso que algo de su fortuna (cosechada en Nueva York, donde tuvo durante años un restaurante) beneficiara a su pueblo. A su coste, reparó la iglesia de San Pedro de Vigaña. «El no quiere salir ni nada, no quiere protagonismo, pero lo merece todo, porque la iglesia estaba cayendo, y ha quedado nueva. Cambió el tejado, arregló todos los muros, ha puesto hasta una campana que faltaba y la escalera para subir. También arregló el firme del cementerio, reparó y pintó los muros y colocó un banco fuera», enumeran los vecinos, que destacan lo agradecido que está el pueblo por el gesto del emigrante. La iglesia se inauguró el sábado, con un pincheo de vecindad, aportado por los residentes, en una celebración que coincidió con una de las festividades tradicionales de Vigaña, el Rosario, y que contó con la presencia de la alcaldesa de Belmonte, Rosa Rodríguez. Los vecinos encargaron una placa, que colocaron ayer domingo, poara reconocer a Carlos Menéndez el bien que ha hecho de forma desprendida y generosa a la localidad.

Aspecto exterior de la iglesia

 

Las campanas y la escalera de acceso

 

Estado en el que quedó el cementerio

La placa ya colocada

Deje su comentario

Diario Comarcal Independiente