Publicado el: 14 Oct 2021

El SESPA busca soluciones para el tratamiento médico del trubieco Edu Morais

«Estamos analizando todas las posibilidades, primero dentro del sistema público de Salud y si no hay esa prestación, en la concertada o en la privada, dentro y fuera de Asturias», anuncia Pía Giménez, subdirectora de Organización de Servicios Sanitarios

Hospital Universitario Central de Asturias, donde está ingresado Edu Morais

Redacción/Trubia

El Servicio de Salud del Principado de Asturias está buscando soluciones para el tratamiento médico que necesita Edu Morais, el músico trubieco que desde agosto padece una enfermedad neurológica y que denunció en redes sociales que le denegaban un traslado a una clínica de Madrid para recibir tratamiento. El SESPA asegura que el caso está en estudio, y que se agotarán todas las posibilidades para que el trubieco acceda al tratamiento que necesite. «En estos momentos estamos evaluando este caso, y en el momento que identifiquemos la prestación adecuada se lo haremos llegar, tanto a él como a su familia», asegura la subdirectora de Organización de Servicios Sanitarios, Pía Giménez. «El servicio público de Salud garantiza la equidad en el acceso a los tratamientos sanitarios. No podemos elegir de forma personal qué tratamiento queremos, a no ser que se den circunstancias particulares», señala Giménez, que asegura que el SESPA valorará «todas las opciones». En principio, se intenta que el tratamiento se dé en el mismo hospital, y si no lo hay en su cartera de servicios, se busca en el resto de la comunidad autónoma. En el caso de que no exista tampoco, se indaga en el resto de la red pública del país, y solo en último extremo se recurre a centros concertados o privados. Cada caso, destaca Giménez, «se estudia y se resuelve de forma individualizada». En el caso de Morais, están buscando una solución que garantice su tratamiento, concluye el SESPA.

El trubieco, muy conocido en el pueblo porque durante el confinamiento animó a los vecinos tocando el acordeón, sufrió a finales de agosto un desmayo en los vestuarios de la fábrica donde trabaja. Le ingresaron en la UCI con un pronóstico de ICTUS, aunque finalmente, tras varios ataques severos que le han dejado en silla de ruedas, con dificultades de habla y sin visión en un ojo, se determino que sufría un fallo neurológico. Morais denunció que pretendían darle el alta y le proponían buscar apoyo a la dependencia, cuando hay un posible tratamiento en la clínica Ruber de Madrid. La Federación de Asociaciones de Trubia respaldó al vecino, reclamando que se le traslade a donde sea necesario para cubrir su tratamiento sanitario.

Deje su comentario

Diario Comarcal Independiente