Publicado el: 17 Nov 2021

Fernández Conde: «Espero una oficialidad del asturiano de verdad, no a medias»

«Quienes tienen dos lenguas oficiales tienen el doble de riqueza cultural», destaca el historiador y sacerdote, Hijo Adoptivo de Candamu

«Después de tres años en Roma estaba cansado y pensé que debía regresar a un entorno donde pudiera sentir la cercanía del pueblo»

Javier Fernández Conde/ Esther Martínez

Esther Martínez/ Candamu

El sacerdote y profesor emérito de Historia Medieval de la Universidad de Oviedo Francisco Javier Fernández Conde (Piarnu, 1937) fue nombrado el pasado 23 de octubre Hijo Adoptivo de Candamu a propuesta de la asociación de vecinos y el grupo de teatro de San Tirso a quienes pronto se unieron más asociaciones y el pleno del Ayuntamiento que lo aprobó por unanimidad en una sesión celebrada en junio de este mismo año. “Ahora tengo muchos padres”, bromea el homenajeado, que es además Hijo Predilecto de Castrillón. En la actualidad a sus 84 años sigue siendo cura de seis parroquias, cuatro en Candamo y dos en Pravia. “Fue un placer este nombramiento y estoy muy agradecido”.

Conde es, en palabras de la alcaldesa candamina, pronunciadas durante el acto de homenaje, un hombre “sabio y bueno”. Llegó hace 27 años al concejo por decisión propia. “Tras la exposición Orígenes y tres años en Roma, estaba cansado y pensé que debía regresar a un entorno donde pudiera sentir la cercanía del pueblo». Durante este tiempo, ha conseguido la restauración de varias iglesias y la declaración de Bien de Interés Cultural, en 2003 del cancel prerrománico de la iglesia de San Tirso y la recuperación de miles de topónimos de origen medieval.

Miembro de la Academia de la Llingua Asturiana desde 1984, es necesario en este momento preguntarle si cree que por fin se conseguirá la oficialidad del asturiano. No tiene ninguna duda; “Sí, ahora creo que va a ser aprobado, aun siendo esta época política complicada y difícil, los partidos políticos miran más por sus intereses que por el bien común y eso a todos los niveles, regional y nacional, aún así espero que se consiga una oficialidad de verdad, no a medias”.

Rescatando de su discurso de entrada en la Academia de la Llingua Asturiana en 1984, este párrafo, queda claro su postura con el asturiano: “Con estes cencielles palabres quixi confesavos el mio compromisu personal cola nuestra llingua asturiana. Amás, eso de confesar, a mi dáseme bien porque soi cura, d’unos pueblinos que falen perbién l’asturianu, por más que d’algunos de los sos vecinos, quiciabes cuando quieren facese más cultos, faigan esfuerzos pa falar fino, qu’entovía ye pa ellos el castellanu”.

Afirma que quienes tienen dos lenguas oficiales, tienen el doble de riqueza cultural. “La oposición a la oficialidad es un poco ridícula. Nada tiene que ver que el asturiano sea oficial, con ideas separatistas, sino todo lo contrario. Deberá enseñarse en las escuelas y poder utilizarla en las mismas condiciones que el castellano, si no es así ¿qué oficialidad es?-

Es miembro del Real Instituto de Estudios Asturianos (RIDEA.) y desde el pasado mes de mayo es el primer miembro académico del Centro de Estudios del Alfoz de Gauzón (CEAG), por sus contribuciones para fijar los límites occidentales del Alfoz de Gauzón. Durante muchos años fue profesor de Historia Medieval de la Universidad de Oviedo “donde fui muy feliz de tener el contacto con el mundo estudiantil. En 2014 abandoné definitivamente la docencia y lo echo de menos”.

Conde escribió en 2014 ‘Historia de Candamu’, una obra que considera especial para él y para los candaminos, un regalo que quiso hacer a su tierra de adopción. A punto de salir a imprenta está la Historia del Monasterio de San Vicente y una publicación sobre el cenobio de Santa María de Belmonte. Tiene fama Javier Conde de poseer una gran biblioteca especializada en temática histórica y religiosa. Admirador de la obra de García Laviana, el cura sandinista asturiano, que murió asesinado en Nicaragua en 1978, Conde publica la obra ‘García Laviana visto desde Asturias’ en el cuarenta aniversario de su muerte. ¿Algo que no hubiera hecho y que le hubiera gustado? «Ser misionero, quizá es algo que me quedó por hacer».

Comentarios:
  1. Angela dice:

    Yo, respetuosamente, discrepo de hacer el asturiano oficial en el sentido de usarlo en documentos oficiales, señales, el registro , ministerios, escuelas, etc…como idioma oficial. Hay mucha discrepancia entre el asturiano de un pueblo y otro. Para mi no tiene logica. Me parece que como lengua optativa alguna version del asturiano sería acetable en la escuela o instituto. Un grado de asturiano vale. Generalizar el asturiano como lengua me parece que va a ser un uso inadecuado de recursos.

Deje su comentario

Diario Comarcal Independiente