Publicado el: 07 Ene 2022

La Fiscalía lleva al juzgado la muerte de dos osos en Somiedo y Cangas del Narcea

La denuncia afecta a un ejemplar localizado en un camino de Arbeyales y a otro encontrado en Moal, según ha hecho público FAPAS

Miembros de la Patrulla oso retirando los restos del ejemplar hallado en Somiedo, el pasado mes de junio

Redacción/Grado

La Fiscalía de Medio Ambiente del Principado de Asturias ha llevado al juzgado la muerte de dos osos, por un presunto delito contra la protección de la fauna. Se trata del ejemplar hallado el pasado mes de junio en un camino de Arbeyales, en Somiedo, y al localizado un mes más tarde en Moal, en Carngas del Narcea. Así lo ha hecho público FAPAS, que había pedido la intervención del fiscal para que investigara si había habido «hechos delictivos» en la muerte de ambos ejemplares. La denuncia que afecta al ejemplar hallado en Somiedo se ha interpuesto ante el juzgado de Grado.

«Después de las correspondientes diligencias de investigación iniciadas por la Fiscalía, el fiscal  ha presentado las denuncias correspondientes ante la apreciación de un presunto delito contra la protección de la fauna, previsto y penado en los artículos 334 y 336 del Código Penal. El FAPAS lleva años denunciando que en muchos de los casos de aparición de osos muertos las administraciones tratan de ocultar las verdaderas causas, argumentando que los osos muertos fallecieron por causas naturales: depredación, peleas, o despeñamientos, con lo que evitan iniciar procedimientos de investigación que pudieran identificar otras causas de la muerte de osos,  especialmente si estas pudieran estar vinculadas con actos ilegales», señala la organización conservacionista. «Ahora, en Asturias se ponen en marcha dos procesos judiciales que darán pie a la posibilidad de salir de este círculo vicioso en el que se han instalado las administraciones de aquellos territorios donde  hay osos y que hasta ahora han tratado de evitar por todos los medios,  salvo  muertes imposibles de camuflar, que  la aparición de osos muertos en caminos o lugares extraños fuese investigada con el máximo rigor técnico y científico, cuestión que, lamentablemente, no se ha dado a lo largo de los últimos años con los osos muertos localizados en las montañas cantábricas», concluye Fapas.

Deje su comentario

Diario Comarcal Independiente