Publicado el: 13 Ene 2022

La Casa del Oso de Proaza amplía al jardín su espacio expositivo

El centro de interpretación que gestiona la Fundación Oso de Asturias ha creado un espacio sobre apicultura, otro de reconocimiento de huellas de animales, paneles informativos y nidos de aves silvestres

Parterre exterior con un recorrido para aprender a identificar huellas de animales

Redacción/Grado

La Casa del Oso de Proaza ha ampliado su espacio expositivo al exterior, abriendo el centro del interpretación al jardín. Se trata de un proyecto impulsado por la Fundación oso de Asturias, que gestiona el espacio, que ha contado con financiación del Leader del Camín Real de la Mesa.

Según detalla el director de la Fundación Oso de Asturias, Pepín Tuñón, la actuación se ha realizado sobre el jardín exterior, de unos 700 metros cuadrados de superficie. «El proyecto ha servido para equiparlo con material didáctico adecuado que sirva de complemento educativo al centro de interpretación».

En el jardín se ha creado un pequeño bosquete mediante la plantación de varios árboles y arbustos autóctonos. «Se tuvo en cuenta su organización natural, el efecto cromático, y que sirvan como elementos educativos. Se utilizaron especies que ofrecen refugio y alimento a las aves silvestres del entorno, principalmente acebo (Ilex acuifolium), abedul (Betula celtiberica), serbal (Sorbus aucuparia) y avellano (Corylus avellana)», señala el proyecto. También se ha creado un parterre central con elementos decorativos, como troncos secos, rocas ( calizas, rocas cuarcitas, areniscas, pizarras …), plantas y arbustos naturales representativos de la flora cantábrica: Bonetero (Euonymus europaeus), Aladierno (Rhamnus alaternus), Pudio o escuernacabras (Rhamnus alpina), arándano (Vaccinium myrtillus), diversas especies de brezos (Erica sp., Daboecia cantabrica, ….), etc. Además, se han colocado cuatro paneles didáctivos para ayudar a interpretar el paisaje: sobre el medio fluvial y el bosque de ribera; sobre el bosque de ribera; sobre el ecosistema rupícola (el que se crea sobre las rocas y zonas montañosas) y sobre el bosque atlántico.

También se ha habilitado un espacio sobre apicultura, con dos colmenas tradicionales y dos modernas, y se ha completado con jardineras con plantas silvestres de uso en apicultura y medicina tradicional Abeyera (Melissa officinalis), Brezos (Cayuna vulgaris, Erica cinerea, E. vagans, etc.), Romero (Salvia rosmarinus), etc. dispuestas en los dos laterales del espacio , que se completa con un panel didáctivo sobre apicultura, y un «mazapilas», recreando «este artilugio tradicional que se usa en algunos prados de zonas rurales para espantar al jabalí y otros herbívoros silvestres».   

También se han creado rastros artificiales con huellas de fauna. Las huellas son réplicas a escala real y están impresas a relieve en soporte rígido de hormigón, a modo de baldosa plana, irregular, de dimensiones aproximadas 50 x 30 cm, de manera que queda integrada en el suelo imitando una huella natural que haya dejado la especie que representa. Hay de carnívoros plantígrados: Oso y tejón; de otros carnívoros, como lobo, zorro, gato montés y nutria; de herbívoros ungulados, como jabalí, corzo y venado, y de otros herbívoros, en concreto de liebre.

También se ha dedicado un espacio a las aves, para atraer ejemplares del entorno, con cajas nidos de distintos tipos. «El objetivo es conseguir que las aves silvestres presentes en el entorno de la Casa del Oso utilicen alguna caja para anidar y poder utilizar esta circunstancia como elemento educativo». Hay también comederos de aves, con el mismo objetivo.

La intervención ha servido además para actualizar varios paneles de la exposición interior de la Casa del Oso.

Espacio dedicado a la apicultura

Deje su comentario

Diario Comarcal Independiente