Publicado el: 17 Nov 2022

Los peligros del cruce de Molina, en Trubia

Carta al director

Iván Álvarez/ Trubia

Los trubiecos últimamente venimos asistiendo a una desidia administrativa sin precedentes entre las que se encuentran múltiples inacciones que darían para escribir varios best seller. Pero me gustaría proponerle al director uno de tantos problemas existentes en nuestra villa, en este caso hablo de seguridad vial, a ver si de este modo se puede evitar algún tipo de accidente grave. Y ya no sería la primera vez que se ponen los vendajes después de una herida mortal en nuestro pueblo.  Hoy he estado a punto de sufrir un grave accidente en uno de nuestros cruces principales. Se trata del cruce de Molina, en la conexión de la AS-228 con la N-634. En este cruce los vehículos procedentes de Grado tienen un STOP antes de poder continuar hacia cualquier dirección, bien sea Oviedo o Trubia. Asimismo, los vehículos procedentes de Oviedo tienen preferencia en la dirección hacia Trubia, porque así se dispuso hace tiempo el entronque entre ambos tramos de carretera. Pero los vehículos que proceden de Trubia, tienen preferencia si eligen continuar hacia la derecha por la N-634 hacia Oviedo. En cambio, si deciden ir en dirección a Grado, deben primero señalizar hacia la izquierda, detenerse para verificar que no viene nadie de Oviedo para finalmente poder continuar hacia Grado. Es en esta situación donde muy frecuentemente una enorme cantidad de conductores no se percatan de que tienen que realizar la maniobra en el orden anteriormente explicado y salen de frente hacia Grado a enormes velocidades. Y lo hacen sin verificar si vienen coches de Oviedo, a riesgo de embestir a los coches que circulan normalmente hacia Trubia. Esto provoca que diariamente se produzcan situaciones de cuasi accidente que de coincidir, por desgracia, acabará siendo de una gravedad difícil de predecir.

El conflictivo cruce de Molina, en Trubia

Ayuda bien poco la señalización horizontal, la cual brilla por su ausencia. Está completamente borrada por el desgaste de paso diario de vehículos. En mi opinión, de estar bien pintada, sería muy útil al conductor para saber que la carretera no continúa de frente, sino que en realidad la vía principal continúa a la derecha hacia Oviedo y no hacia Grado. También ayudaría si se mejorase la señalización vertical, que solo consta de una señalización de cruce con preferencia unos cuantos metros antes y con poca visibilidad. Hace unos meses envié un correo a la administración de carreteras para ver si era posible solucionar este problema, no recibiendo nunca respuesta alguna. Lo planteo por tanto al director por si existe algún modo de pedir públicamente una solución inmediata a esta situación tan peligrosa y diaria que vivimos los trubiecos. Como he explicado al principio de esta carta, hoy he presenciado como un coche salía de Trubia hacia Grado, de frente sin cederme el paso, estando a punto de embestirme cuando me disponía a girar hacia la izquierda en dirección a Trubia. No quiero ni pensar cuando se produzca la desgraciada casualidad, un golpe lateral a unos 50 o 60 kilómetros por hora el daño que podrá producir. Pero será demasiado tarde y entonces pondrán las vendas con urgencia, como siempre hacen…

Ni que decir tiene que son varios los accidentes sufridos en los últimos tiempos en el transcurrir de la carretera por nuestro pueblo sin que ninguna administración haga nada por mejorar esta infraestructura. Han sido ya varios los atropellos y accidentes graves en las paradas de autobús dispuestas en ubicaciones del todo inaceptables. Atravesamos a diario tramos de carretera extremadamente estrechos, en los que se dan repetidas situaciones de riesgo al cruzarse vehículos de gran tonelaje. Las cunetas tienen las alcantarillas totalmente tapadas o incorrectamente ubicadas, en las que se generan auténticas piscinas cuando llueve, y así un sinfín de deficiencias que nadie parece querer ver.

Cuando reclamamos, todo son bonitas palabras y espléndidas promesas, pero sin que se concreten las soluciones. Y de promesas sin soluciones seguimos viviendo en Trubia. Y ya está bien.

Muchas gracias.

Deje su comentario

La Voz del Trubia