Publicado el: 10 Jul 2019

Los sindicatos ven en Mercosur “la puntilla” al campo asturiano

“Se les llena la boca con el despoblamiento y luego nos usan de moneda de cambio para beneficiar a otros sectores”, claman los ganaderos

Las centrales COAG, UCA y USAGA aseguran que el sector asturiano no podrá competir, “a nosotros se nos exige mucho más en condiciones laborales, sanitarias y de bienestar animal”

Una feria ganadera en Teverga

Redacción/Grado

Los sindicatos agrarios asturianos acogen con desaliento el acuerdo alcanzado por la Unión Europea con Mercosur, que prevé la importación a Europa de cuotas de carne libres de aranceles, que se estiman hasta en 100.000 toneladas. Para las centrales COAG, UCA y USAGA el acuerdo da “la puntilla” al campo asturiano, “no podemos competir, su sistema de producción no tiene las exigencias que se nos imponen a nosotros, en todo: en condiciones laborales, en sanidad animal, en bienestar animal, en cuidado y gestión medioambiental…”, enumera Mercedes Cruzado. “Esa carne va a estar en los estands al lado de la nuestra, que producimos en condiciones óptimas, y estamos encantados de hacerlo, porque nos enorgullece nuestra ganadería. Tenemos una raza excepcional, la Asturiana de los Valles, y producimos la mejor carne de Europa, criada al aire libre, con todas las garantías sanitarias. Eso tiene unos costes de producción elevados. ¿Cómo vamos a competir cuando las normas para ellos son otras, pueden usar clembuterol para el engorde rápido, antibióticos, hasta cloro para dar color a las canales que si no no tendrían? Es una ruina”, añade Cruzado. Y destaca que cuando se cierra una ganadería se muere un pueblo. “No es solo el ganadero, es toda la vida que hay en torno a esta actividad. Es la vida del territorio y si se acaba, se acaba”, concluye.

De la misma opinión es José Ramón García Alba, ‘Pachón’, de UCA. “Es un acuerdo que valoramos muy negativamente, una vez más los ganaderos somos moneda de cambio para otros intereses. Hablan de despoblamiento y luego, con medidas como esta nos dan la puntilla. ¿Cómo vamos a competir si para ellos las reglas del juego no son las mismas?”, se pregunta. Y para Fernando Marrón de USAGA, también puede generar problemas para el consumo  y otros de orden sanitario. “Vienen tratados con productos que aquí están prohibidos y que abaratan los costes”.

Deje su comentario

Diario digital del Camín Real de la Mesa