Publicado el: 25 Nov 2020

La violencia de género en la comarca: «Las mujeres no denuncian para no hacer daño»

Rosa Lorente, abogada del centro asesor de la Mujer de Teverga, que presta servicio en los Valles del Trubia, Grado, Candamo y Yernes y Tameza, constata día a día la dificultad que tienen las mujeres del medio rural para salir de situaciones de violencia, «quieren vivir tranquilas pero sin perjudicar a nadie, y dudan de sí mismas, se sienten las culpables»

Hay cada vez más casos en jóvenes, de control y uso de la tecnología para humillar, «no es nada fácil en estos tiempos ser una adolescente»

Rosa Lorente, abogada del Centro Asesor de la Mujer de Teverga

Redacción/Grado

Uno de los mitos más frecuentes sobre la violencia de género es el de las denuncias falsas, mujeres que usan la ley para perjudicar a los hombres en procesos de divorcio. La realidad es muy distinta, «cuesta muchísimo que denuncien, son mínimos los casos que llegan a denunciar». Así lo asegura Rosa Lorente, abogada del Centro Asesor de la Mujer de Teverga, que presta sus servicios en gran parte de la comarca del Camín Real de la Mesa: todos los concejos de los Valles del Trubia (Teverga, Quirós, Santo Adriano y Proaza), además de Grado, Candamo y Yernes y Tameza. «Lo que más te dicen es que quieren vivir tranquilas, pero sin hacer daño, sin perjudicar a nadie, y por supuesto ni hablar de denunciar en la policía», señala Rosa. Hay más casos en Grado, «porque hay más población», pero recibe a mujeres que sufren violencia física o psicológica en todos los concejos, y de todas las edades. Cuesta más llegar, asegura, a las mujeres mayores, que pueden sufrir situaciones crónicas de violencia, con un enorme deterioro de la calidad de vida. «Vienen en muchas ocasiones medicadas, por ansiedad y depresión, enfermedades que se tratan de forma aislada, pero que si escarbas un poco se relacionan con la violencia que viven en su día a día. En ocasiones llegan por algún episodio extremo, pero lo más común es que pidan información sobre cómo divorciarse, y en el asesoramiento salga a la luz la situación de violencia, o la situación se haga patente por alguna intervención de los servicios sociales. Muchas dudan de sí mismas, se sienten ellas las culpables, y tienen tan normalizado el maltrato que creen que están exagerando. Que las insulten, que las encierren, que controlen todo lo que hacen o las llamen putas, necesitan una escucha activa para comprender que no, que no es normal, que éso es maltrato». La situación se hace más complicada en los pueblos, «todos se conocen, hay una exigencia del maltratador de que todo se quede en el ámbito de la vida privada, no sienten apoyo social para denunciar, incluso de hijos y nietos que no quieren que la madre perturbe la viva cotidiana con un divorcio, prefieren que aguante». Queda, pues, señala Rosa Lorente, mucho camino por recorrer, en especial en las zonas rurales y en mujeres mayores, aunque parece que el machismo no se está consiguiendo erradicar de las generaciones más jóvenes. «Vemos cada vez más casos en mujeres jóvenes, con nuevas formas de maltrato, de control, y con el uso de la tecnología para humillar, por ejemplo con la publicación de imágenes privadas para vengarse de la exnovia. Tenemos algún caso, y hay muchos en los juzgados. El porno es uno de los problemas, los jóvenes acceden cada vez más pronto, una media de diez años». El Centro Asesor de la Mujer de Teverga, que trabaja por convenio con los otros concejos, presta servicio no sólo sobre violencia de género, también sobre custodias, pensiones, o procesos de divorcio. Cerrado durante más de un año, ya que su titular fue nombrada diputada, reabrió hace unos meses, con Rosa Lorente a la cabeza. Tiene en la actualidad abiertos unos veinte expedientes por violencia machista, «aunque son datos poco representativos, porque ha habido un funcionamiento muy irregular, por el cierre durante más de un año y por la pandemia». Quiere transmitir que el Centro está abierto para prestar apoyo y acompañamiento a todas las mujeres que lo necesiten.

 

Deje su comentario

Diario digital del Camín Real de la Mesa