Publicado el: 25 Nov 2020

Un huerto en el instituto Río Trubia

Alumnos de un programa de mejora del aprendizaje comenzaron el año pasado con una huerta tradicional y este curso se les han sumado los del ciclo formativo de Integración Social, que están construyendo bancales elevados

Los alumnos construyendo los bancales elevados/ Foto IES Río Trubia

Redacción/Trubia

Fabas de mayo, repollos, cebollas, ajos y patatas crecen en el instituto Río Trubia, que comenzó el año pasado un pequeño proyecto de huerto tradicional, con los cinco alumnos del programa PMAR (Proyecto de Mejora del Aprendizaje y Rendimiento), y su profesor, Antonio García Rodríguez. La pandemia hizo que la cosecha se perdiera, pero el huerto no sólo se mantiene, este año crecerá, con otro espacio de bancales elevados, que están siendo construidos por los alumnos del ciclo formativo (FP) de Integración Social. «Son más alumnos y pueden hacer el trabajo, más difícil, de construir los bancales, con ladrillo. Vamos a hacer una comparación de cómo se dan las cosas en uno y otro sistema de cultivo. Tenemos semilleros, con semillas que compro yo o del huerto de Mónica, la profesora que les ha animado a hacer los bancales, y están creciendo ya lechugas y otras verduras, a ver si las sacamos adelante», señala Antonio García, en referencia a Mónica López Cancio, la otra profesora que se ha animado a hacer de sus alumnos horticultores a tiempo parcial. Las huertas están en la zona del recinto más cercana a la fábrica de armas, y los estudiantes trabajan en ellas unas cuatro horas a la semana, aunque es habitual que vayan por allí más a menudo para ver cómo están los cultivos. Trabajo al aire libre, comunitario y saludable en horario escolar.

 

Deje su comentario

Diario digital del Camín Real de la Mesa