Publicado el: 26 Nov 2020

Las Regueras, 600 años como concejo libre

El otorgamiento de la Carta Puebla tuvo lugar en mayo de 1421, aunque no se pagó al obispo de Oviedo hasta 1582

Vista general de de Las Regueras

Esther Martínez/ Las Regueras

Las Regueras celebrará el 600 aniversario del otorgamiento de su carta puebla, durante el próximo año, 2021. Seis siglos se cumplirán el 20 de mayo del año próximo. El 20 de mayo de 1421, el obispo de Oviedo Diego Ramírez de Guzmán, concede la documentación a Las Regueras, en Santullano. Este tipo de otorgamientos se hacía por la Corona, pero tiempo después fue promovida por los obispos ovetenses. Fueron los propios vecinos los que rogaron que se les concediera esa merced, a lo que el obispo accedió a que hiciesen puebla donde ellos quisieran a la vez que fueron eximidos de algunas prestaciones señoriales (bodas, mañerias y nunicos) y reguló su modo de gobernarse: los vecinos elegirían el día de San Juan a seis hombres buenos, dos para jueces y cuatro para alcaldes, elegidos en concordia o al menos por las dos terceras partes del concejo. A continuación el obispo debía confirmar y tomar juramento a los nuevos oficios. Accedieron para calmar un poco la inseguridad que se vivía en estas tierras. Aunque el concejo recibe con alegría este reconocimiento, estará bajo el fuero de Benavente. El modelo de Carta Puebla otorgada a Las Regueras, es de los más evolucionados (y también de los más tardíos, Grado y Oviedo ya laa tenían desde el siglo XIII) y se divide en once partes. Conseguir ser un concejo libre del obispo o del señor no era fácil y siempre había de por medio un importante desembolso económico por parte de los vecinos. No será hasta 1581, cuando se pone precio al concejo por 2.475.517 maravedíes y desvincularse del obispo de Oviedo, situación que se produce finalmente el 31 de marzo de 1582. Diego Ramírez de Guzmán es un ejemplo de cómo un hombre va ascendiendo dentro de la Iglesia hasta llegar a lo más alto. En este puesto demostró su enorme importancia al solucionar los problemas del concejo de Llanera, con la ciudad de Oviedo, y don Diego Fernández de Quiñones. Otorgó beneficios a sus gentes como en el caso de carta puebla a Las Regueras. Además, fue un gran diplomático, puesto que mantuvo contactos tanto con Roma como con la Corona, que fueron sumamente beneficiosos para su obispado. Hay que destacar su carácter como benefactor de la catedral de Oviedo, al donar su biblioteca privada y ayudar en las obras de construcción de su iglesia.

Deje su comentario

Diario digital del Camín Real de la Mesa